Portada » Artículos » Artículo » Feliz segundo cumpleaños, Wii

Feliz segundo cumpleaños, Wii

Y que cumplas muchos más, porque tienen muy buena pinta.

 Los últimos del calendario (de los grandes mercados), pero por fin llega el día en el que los españoles podemos decir: ¡Feliz segundo cumpleaños, Wii! Y ciertamente, si echamos la vista atrás, no está de más aquél otro tópico de: ¡cuánto has crecido! Pasito a pasito, nuestra pequeña y acomplejada blanquita se ha ido desperezando y ya es toda una adolescente en pleno desarrollo. Ha extendido sus brazos para agarrarse con otras Wii; ha criado sus pequeños embrioncitos, aunque no le caben muchos; se ha hecho sociable, y desde el pasado viernes, hasta habla.

Mucha gente aún recuerda cuando apenas un puñado de seguidores madrugaron para llamar y preguntar acerca de sus reservas... desde 5 días antes. A quienes recorrieron decenas de kilómetros o de centros comerciales. A quienes recelaban del que caminaba a su lado en el pasillo del supermercado y suspiraba al ver que torcía hacia otro lado. También a los buenazos que se la dejaron escapar o a quienes prefirieron esperar. Una historia por cada revogamer. Dos años haciendo historia.

Y es que esta consola va de récord. Es indiscutible que la estrategia que algún día llamamos la del océano azul, la estrategia de ampliar el mercado hacia consumidores que antes temían los videojuegos o, incluso peor, los miraban como algo malvado, ha sido un éxito rotundo. Sólo hasta septiembre, y sin contar los registros prometedores del pasado noviembre, 35.000.000 personas habían decidido comprar Wii.

No hay competencia con el resto de consolas de sobremesa en el mercado, y su desempeño empieza a compararse con el de PlayStation 2. Los beneficios de Nintendo no paran de crecer, aunque la compañía apenas ha gastado en la compra de estudios y franquicias. Ya se puede decir con rotundidad: La Gran N vuelve a dominar el mercado de videojuegos.


CRECIÓ POR DENTRO

Si 2007 fue el año de Nintendo en el catálogo, 2008 ha sido el del hardware. No es que la compañía haya dejado de hacer juegos, pero cada vez hay más marcas que se atreven a asomar en las estanterías con cajas blancas y logotipo gris, así que ya no está toda la tarea en casa. Los esfuerzos en Kyoto se han diversificado hacia la estructura en red y la oferta de servicios. Es decir, hacia la exploración del potencial de Wii.

La primera apuesta de la compañía fue la de promocionar los periféricos. Mientras que Japón estrenaba algo tan novedoso como la Balance Board, Europa recibía un clásico a-lo-Wii, el volante. La tabla de equilibrios abría un amplio abanico de posibilidades de jugabilidad con un Wii Fit ejemplificador, aunque la recepción está siendo lenta y sólo un puñado de juegos la aprovechan. Y sin embargo su éxito ha sido incluso mayor que el del volante, debido a la escasez del género de conducción en la plataforma.


Recién salido del horno, desde hace unos días está a la venta Wii Speak , otro periférico para ubicar junto al televisor y que vuelve a demostrar que Nintendo sigue su propio camino. En lugar de sacar un micrófono común para las conversaciones, ha puesto a la venta éste que recoge todas las voces de la sala y que encaja con su filosofía Mii familiar para charlas conjuntas.