Portada » Artículos » Artículo » La era del “hype” llega a su fin

La era del “hype” llega a su fin

Casi sin darnos cuenta, estamos a cinco días del final. Del principio de una nueva relación con nuestra esperada consola. De conocerla por fin en (casi) todo su esplendor y de comenzar una nueva etapa juntos en la que debatir sus verdaderas características hasta que finalmente esté a nuestro alcance. Y es que llevamos un año laaaargo de especulación…

Un año en el que hemos ido averiguando los secretos que Nintendo, recelosa, ha ido escondiendo ante todos. Por su seguridad, por la innovación y por nuestra sorpresa y satisfacción. Pero, ¿hasta dónde llega esa manía de la compañía de Kioto? ¿Cuán sorprendentes serán los anuncios que nos esperan el martes?

Sin lugar a dudas, esta vez se trata de la edición del E3 más esperada de la historia. Sin hablar de los casos de Microsoft y Sony, la apuesta de Nintendo ha levantado una oleada de especulación sin precedentes. El término “hype”, o espera exagerada, especulación desmesurada, o como queráis llamarlo, ha sido el protagonista en las comunidades de todo el mundo a la hora de hablar de la nueva consola de Nintendo.

Que si un tal Brooke Burges habla de proyecciones 3D antes del E3 2005, que si un español se queda con medio mundo con su parodia tridimensional, que si la potencia de la consola no estará a la altura, que si Nintendo no presentó el mando porque en realidad no tenía nada preparado, que si surgen “insiders” que escriben “blogs” llenos de información confidencial, que si se presenta el mando, el mundo se vuelve a caer y la especulación se multiplica, que si surgen nuevos intentos de “insider”, que si se habla de cascos, hologramas o tamagochis, que si Nintendo dice que de hecho quedan secretos por desvelar… y hasta hoy, nada ha quedado claro.

Por tanto, que haya secretos de la consola por descubrir es oficial. Incluso que el propio mando oculte características desconocidas se confirmó hace tiempo (aunque podría tratarse de la recién confirmada funcionalidad del “nunchaku”). El riesgo que corremos es realmente considerar qué debemos esperar de esos secretos. Hay que recordar que la propia Nintendo nunca ha dicho que nos preparen un anuncio de mayor magnitud que el del nuevo control. Es cierto que algunos periodistas fiables lo han asegurado, pero nadie nos ha confirmado que así vaya a ser. Por eso hay que mantener los pies en la tierra más que nunca. Los secretos pueden tener relación con un sistema online magnífico y gratuito, con pequeñas características del hardware, con periféricos para el mando, con nuevas ideas para el software, o incluso con anuncios sonados de nuevos juegos. Esos secretos pueden ser añadidos estupendos para muchos, o una gran desilusión para aquellos que esperan una máquina del tiempo. Por mucho que Nintendo haya reunido esta vez a miles de periodistas en el teatro más “glamuroso” del mundo.

No pretendo desilusionar a nadie, puesto que yo estoy tan impaciente como todos (¡por fin llega el día!) pero también es verdad que la larga espera puede llevar a confundir lo posible con lo que “queremos que pase”. No obstante he de reconocer que lo que se espera de Nintendo hoy en día es lo más inaudito, innovador y atractivo para todos que se pueda imaginar. Su futuro y el de los videojuegos… se juegan mucho con lo que hayan preparado para el martes.

Por ello, quería recordar esta maravillosa etapa que se acaba, que ha sido muy intensa, emocionante y divertida. Que incluso echaré de menos cuando no me sorprenda o emocione (tanto) al oír el anuncio de un nuevo juego, o cuando no me interese (tanto) por las declaraciones de cualquier personaje del mundillo refiriéndose a Wii. Ahora llega la realidad de la nueva generación de consolas, los datos que necesitamos para intentar vaticinar la estrategia y el éxito, o no, de nuestra compañía favorita. Ahora nos reuniremos con más conocimiento y compartiremos con más emoción.

Hace un rato compré mi último bote de “hype”. Os recomiendo que hagáis lo mismo que yo, que os lo bebáis durante estos últimos días, que disfrutéis de la sensación que nos ha dado este año que se acaba. Porque supongo que el vuestro, al igual que el mío, reza: consumir preferentemente antes de…