Portada » Artículos » Artículo » La Consola Virtual: Vuelve la Leyenda

La Consola Virtual: Vuelve la Leyenda

Continuamos con la cuarta entrega de la guía en castellano más completa que puedas encontrar sobre la Consola Virtual, incluyendo reseñas de las últimas novedades.

 

BIO-HAZARD BATTLE

Género: Shoot'em up

 En un género tan saturado en la CV como es el de los juegos de naves, Bio-Hazard Battle entra en una dura lucha con sagas tan asentadadas como R-Type y Star Soldier. ¿Consigue labrarse un puesto o cae en el intento?

A pesar de lo que la carátula del cartucho original promete, no hay una sola nave mecánica en todo el juego. Tanto el jugador como los enemigos son engendros biológicos que deben batirse en niveles espaciales y atmosféricos al más puro estilo R-Type. Por desgracia para este título, carece de la brillantez gráfica de la mítica saga, tanto en el nivel técnico como en el artístico. Los diseños, aunque llamativos, no están especialmente inspirados, y realmente sabemos que MegaDrive puede dar más de sí a nivel visual.

En cuanto al apartado jugable, en principio recuerda mucho a R-Type III, con un disparo normal, un disparo recarga devastador y power-ups que incrementan la potencia de fuego de una bola que rodea a nuestra nave orgánica y que disparará según su posición relativa respecto al avatar del jugador. Es una lástima que no tenga apenas profundidad este apartado, y que no ofrezca nada nuevo. Aunque permite elegir entre cuatro naves distintas, todas son muy parecidas entre sí, y apenas hay diferencias jugables entre ellas.

En general, Bio-Hazard Battle es un título aceptable, pero que comparado con otros de su género ya disponibles queda claramente en evidencia. Por su temática e intención su rival directo es R-Type III, el cual es claramente superior en todos los aspectos. Así, este título lo intenta, pero lo cierto es que hay muchos juegos más aconsejables en el catálogo.

Valoración:


STREETS OF RAGE

Género: Beat'em up

 A principios de los noventa, SEGA necesitaba un juego de peleas tan brillante como Final Fight entre sus filas, y de su esfuerzo surgió la trilogía de juegos de peleas de MegaDrive por antonomasia, Streets of Rage.

El juego que nos ocupa fue el primero de dicha saga. Nos pone en la piel de uno de los tres policías dispuestos a acabar con el reinado del crimen de Mr. X. A lo largo de ocho desafiantes niveles debemos abrirnos paso dando una paliza a todos los malhechores que se cruzan en nuestro camino. Para acabar con ellos dispondremos de un sistema de combate bastante consistente, que permite diferenciar entre golpeo y agarre dependiendo de la cercanía al objetivo, amén de poder atacar saltando y realizar llaves. Por el camino encontraremos armas y, solo si la cosa se pone demasiado fea, podremos recurrir al apoyo de un coche de policía con bazoka, que dañará a todos los enemigos en pantalla y facilitará la vida de los protagonistas. Cada nivel posee un jefe final con su propia barra de vida bastante duro de pelar, con su propio método de ataque.

Streets of Rage es un título bastante completo. A su divertida jugabilidad y progresión se le añaden sus cuatro niveles de dificultad y su modo multijugador. Como curiosidad, cabe indicar que existe un final alternativo que solo se puede alcanzar terminando el juego con un amigo. Quizá el mayor defecto de Streets of Rage sea su parquedad gráfica y sonora, por debajo de lo que nos tiene acostumbrados la consola de SEGA, pero por lo demás es bastante solvente.

Con todo, Streets of Rage deja un buen sabor de boca. Se trata de un beat'em up notable y podemos asegurar que se encuentra a la altura del fantástico Golden Axe, superándole en algunos puntos. Si eres fan del género, no puedes dejar pasar uno de sus mayores clásicos.

Valoración:


SWORD OF VERMILION

Género: RPG

 Si Sword of Vermilion pudo presumir en su día de ser el primer RPG de MegaDrive, ahora repite jugada estrenando este gran género en la Consola Virtual. ¿Logrará hacer un gran debut?

Este título parte con algunas buenas ideas, como los distintos modos de visión. Existen cuatro modos para ver el juego, dependiendo del contexto. Cuando nuestro personaje se encuentra en una ciudad, la vista es la clásica cenital, mostrando en pantalla los edificios y los personajes. Cuando salimos al campo o a mazmorras, la visión pasa a ser en primera persona, mostrándonos los escenarios en pseudo-3D al más puro estilo Double Dungeons. En este contexto se producen batallas aleatorias que se desarrollan como peleas en tiempo real al más puro estilo Zelda. Y para terminar, y solo cuando damos con un jefe final, aparece el scroll lateral plataformero, pero sin capacidad de saltar.

Esto parece darle al juego una gran variedad, pero lo cierto es que todo se acaba volviendo bastante monótono. El juego no engancha a la larga, con interminables y aburridos combates, tediosas exploraciones de mazmorras, parcos menús y escenarios que lucen peor que muchos juegos realizados con RPG Maker. Para colmo de males, este juego no cumple la promesa original de SEGA de ofrecer 300 horas jugables, conformándose con unas típicas veinte o treinta.

Así y con todo, el arranque de los RPG en nuestro catálogo no ha ido tan bien como debería. Haciendo referencia al lema publicitario original ("SEGA Genesis does what Nintendon't"), puede que Nintendo no nos haya ofrecido aún ningún RPG puro en condiciones para la Consola Virtual, pero lo cierto es que SEGA tampoco. Aún tendremos que esperar atentos a lo que nos tenga que ofrecer Square-Enix.

Valoración: