Portada » Artículos » Artículo » La Consola Virtual: Vuelve la Leyenda

La Consola Virtual: Vuelve la Leyenda

Continuamos con la cuarta entrega de la guía en castellano más completa que puedas encontrar sobre la Consola Virtual, incluyendo reseñas de las últimas novedades.

CASTLEVANIA

Género: Aventura

 Castlevania vuelve a la Consola Virtual de la mano del primer juego de la saga, en su versión de NES. De la mano de Simon Belmont viviremos nuestro primer encuentro con el malvado Conde Drácula.

El título que nos ocupa dio origen a una de las sagas más establecidas de la industria del videojuego, y no es difícil adivinar el porqué. El Castlevania original nos proponía una fórmula que no ha necesitado variar mucho a lo largo de los años. A través de sus seis niveles saltaremos por complicadas plataformas y nos enfrentaremos a terribles monstruos armados con nuestro látigo y otras armas que encontraremos por el camino. Básicamente, el esquema es muy similar al de Super Castlevania IV, y salvo por el control del salto, más difícil de llevar en este primer título, nos encontramos con un manejo muy similar y una aventura cimentada en las mismas bases.

Respecto a sus aspectos técnicos, los gráficos lucen muy bien para pertenecer a la NES. Espectaculares escenarios y enemigos bien definidos pondrán en situación rápidamente al jugador, logrando la ambientación tétrica que corresponde. Tal es la calidad general, que de no ser por su limitada paleta de colores, podrían pasar bien por gráficos de la siguiente generación. Por otra parte, la música alcanza un gran nivel, como es costumbre en la saga de los Belmont.

Castlevania se erigió como un referente en los juegos de acción y plataformas, y ha envejecido adecuadamente. Continúa siendo una aventura fresca y desafiante, y a día de hoy es una de las mejores opciones a tener en cuenta dentro del catálogo de NES. Konami nos trae una de las grandes joyas de la generación de 8-bits a nuestros días. Y vuelve a aprobar con nota.

Valoración:




EXCITEBIKE

Género: Carreras

 Este título nos propone participar en el campeonato de motocross ExciteBike. Resulta sorprendente su variedad de opciones, pudiendo presumir de ser uno de los juegos más completos del catálogo de NES. Vayamos por partes.

En ExciteBike podremos recorrer cinco complicadas pistas de motocross tanto en solitario como compitiendo por el campeonato. El manejo de la moto es simple, pero muy acertado. Con solo una cruceta y dos botones podremos orientar la inclinación de la motocicleta para caer bien tras un salto, tendremos que controlar la temperatura de nuestra máquina y esquivar a los demás participantes en su alocada carrera hacia la meta. La experiencia de conducir en ExciteBike se vuelve muy gratificante, con una profundidad que a veces hará dudar de si se trata realmente de un juego de NES y no uno más moderno.

Por si esto fuera poco, el título incorpora un editor de pistas, para incrementar aún más su rejugabilidad. Cierto es que la interfaz para diseñar la pista no es en absoluto intuitiva, con letras del abecedario arbitrariamente asignadas a los elementos del terreno, pero no deja de ser por un interesante añadido para los entusiastas.

No es de extrañar que ExciteBike se haya convertido en uno de los mayores clásicos de la mítica consola, y que haya sido reedita una vez más para la Consola Virtual. Lo cierto es que ha resistido en condiciones el paso del tiempo, volviéndose uno de los juegos más recomendables del catálogo de NES. Un juego recomendado no solo a los nostálgicos, sino también a todo interesado en adquirir las joyas más influyentes del pasado del compalía de Kyoto.

Valoración:



ICE CLIMBER

Género: Plataformas

 Dos esquimales, una montaña y un cóndor ladrón de comida en la cima. Con este simple planteamiento se presentaba en 1985 y para la NES Ice Climber, un juego clásico que tuvo enganchado a medio mundo pero que no consiguió calar tanto como otros grandes de su época.

El juego consiste en llevar a Popo, el esquimal azul, y a Nana, la esquimal rosa que hace las veces de segundo jugador, hasta la cima de la montaña. La forma de hacerlo es simple: la montaña tiene diez alturas a las que hay que subir de plataforma en plataforma con la ayuda nuestro martillo que puede eliminar enemigos, hacer agujeros en el suelo o destruir peligrosas estalactitas. Una vez en la cima hay que recoger los vegetales que aparecen colocados en distintos sitios y, finalmente, colgarse en las garras del cóndor antes de que se acaben los 40 segundos de tiempo, esto hace que el modo dos jugadores se vuelva muy competitivo a la vez que cooperativo, aunque parezca una incongruencia, y que la adicción aumente varios enteros.

Con su mecánica muy simple, unos gráficos arcaicos y una durabilidad bastante escasa (32 montañas) es probable que haya que pensarse dos veces la compra. De todas formas Ice Climber no podía faltar en el catalogo de la Consola Virtual y hará que más de uno no pueda resistirse a su tremenda adicción.

Valoración:

Escrito por: Israel Ramos Alonso



GALAGA

Género: Shoot'em up

 Galaga es uno de esos juegos que, siendo extremadamente simples, enganchan de alguna manera. Se trata de un shooter espacial más próximo en su mecánica al mítico Space Invaders que a otros juegos más complejos como Xevious o Star Soldier.

Básicamente tenemos una navecilla que podemos mover de izquierda a derecha disparando solitarios proyectiles, justo como el clásico de Taito. Delante tendremos un enjambre de marcianos que deben ser borrados del mapa para acceder al siguiente nivel. Y así hasta que el jugador pierda todas sus vidas.

Pero todas las sagas de matamarcianos tienen una característica que las diferencia del resto, y Galaga no podía ser distinta. Aparte de los enemigos normales, existen los Boss Galaga, que requieren dos disparos para ser eliminados y atacan usando un rayo tractor. Si el rayo alcanza a la nave, ésta caerá en manos del enemigo (haciendo perder al jugador si era la última) y tendremos la posibilidad de recuperarla si derrotamos al Boss Galaga. En ese caso la nave se acopla a la actual y tendremos el doble de potencia de fuego, aunque también el doble de superficie para ser alcanzado.

Entonces, ¿realmente Galaga merece la pena? La respuesta es sí, con matices. Se trata de un juego muy sencillo, pero con todo el encanto de un clásico que triunfó en los 80. Es cierto que existen matamarcianos mucho mejores por un precio ligeramente superior, pero Galaga resultará irresistible para los nostálgicos.

Valoración: