Portada » Artículos » Artículo » 10 juegos de SEGA que M2 debería hacer para los 3D Classics

10 juegos de SEGA que M2 debería hacer para los 3D Classics

M2 está haciendo una excelente labor con los SEGA 3D Classics. ¿Qué juegos debería hacer?

Shining Force

De forma un tanto simple puede decirse que es la saga Shining Force es (o mejor dicho era) la Fire Emblem de SEGA. Combate por turnos, una gran presentación y buena histora son los puntos fuertes de este RPG de corte estratégico que hizo la delicias de los poseedores de una Mega Drive en Occidente. 

Kid Chamaleon

En una lista como ésta no podía faltar ni mucho menos un representante de los juegos de plataformas. Como en un mala peli de los 80 de esas que caracterizaron la infancia de más de uno, Kid Chamaleon nos ponía en la piel de un chaval que en su visita al salón recreativo se veía transportado a un mundo de realidad virtual con enorme cantidad de niveles que superar. Aunque debía mucho a juegos como Mario, las mil transformaciones de las que podía hacer uso nuestro protagonista con sus correspondientes habilidades y su carácter rebelde con su chupa de cuero y gafas de sol, hacían que Kid Chamaleon destacase sin problemas entre tanto plataformás clónico de la época.

Bonanza Bros.

Algunos no lo consideraran un clásico de por sí, pero este simpático y divertido juego de acción e infiltración protagonizado por dos hermanos que se dedican en cada misión a entrar en un edificio, hacerse con el botín y salir por patas evitando trampas y guardias de seguridad por doquier, es una apuesta segura que merece ser redescubierta.

Toe Jam & Earl

En este caso la pareja de “héroes” son dos alienígenas raperos y cachondos sacados de las profundidades de los años 90  cuya misión consiste en recuperar las diferentes partes de su nave estropeada cual Olimar y compañía. Toe Jam & Irreverente juego de acción y exploración de ambientación surrealistaa que brillaba en su modo cooperativo.

Eternal Champions

Con Eternal Champions SEGA intentó meterse de lleno en el género de la lucha y plantar cara a los reyes de la época, Mortal Kombat y, especialmente, Street Fighter II. Pese a contar con buen apartado gráfico, un amplio elenco de luchadores con innumerables movimientos y golpes, y sus propio sistema de “fatalities”, Eternal Champions nunca tuvo la repercusión de los títulos cuyo éxito quería emular y ha quedado relegado a un lugar algo olvidado entre las muchísimas franquicias a las que dio vida SEGA en los 16 bits.

Castle of Illusion

SEGA convirtió a Mickey Mouse en una estrella de los videojuegos. No sólo cogió una licencia atractiva, sino que consiguió crear con ella nuno de los mejores plataformas de la generación de los 16 bits. Un juego divertido, lleno de fantasía ambientado en el mundo Disney, pero con la suficiente originalidad como para ser considerado un ente propio. SEGA constituyó una saga entera a raiz de este juegazo, aunque no puedo superar el extraordinario trabajo de este Castle of Illusion.