Portada » Análisis » Wii U después de 100 días

WiiU

Valoración por separado de hardware, software y comercialización.

Wii U después de 100 días - Análisis

Hardware y firmware

El gran tropiezo de Nintendo ha sido sacar a la venta la consola con un sistema operativo malo. Los tiempos de carga de juegos o aplicaciones y las esperas en los menús transmiten una sensación muy mala, como de pérdida de tiempo. Aunque realmente se trate de tan solo 30 segundos es algo injustificado con sus 2GB de memoria RAM y a veces quita las ganas de ´cacharrear´ más. La actualización que lo soluciona llegará en cuestión de meses, pero tendría que haber estado desde el primer día.

A pesar de ello, la presentación y los menús son muy intuitivos y fáciles de usar. La navegación táctil por el mando hace que cualquier persona que coja una Wii U por primera vez sepa automáticamente qué es lo que quiere hacer. La Plaza WaraWara, sin embargo, es completamente anecdótica. ¿Alguien mira al televisor para ver dónde se reúne la gente o a qué juega? Miiverse es realmente quien recoge todo el componente social y sí está funcionando, la gente entra a menuda, se relaciona, comenta y dibuja.

Wii U carcasa transparente

Wii U se presentó como una consola compleja, con una conexión CPU-mando que no deja ningún margen de error. Pero también como la primera plataforma de Nintendo en intentar dar un salto real al mundo online. Dos caminos a la conectividad con resultado desigual.

El funcionamiento de la consola localmente es perfecto. La sincronización entre el mando, su imagen y la pantalla es total, sin retraso que estropee la partida. Nintendo fue sincera con la distancia de la señal y permite jugar sin problema en espacios abiertos grandes o cerca en habitaciones contiguas. Eso sí, con un par de paredes de por medio se viene abajo.

La Nintendo Network ha mejorado y mucho. Los juegos conectan más o menos rápido a Internet, las partidas online apenas sufren lag, y los incidentes de desconexión son mínimos; esto no es una ventaja, es una obligación para ofrecer un servicio de calidad. Por otra parte, está el navegador. Es muy rápido, un gusto para consultas rápidas y con poco texto que escribir, es fácil de usar y permite adaptar el tamaño de letra y pantalla. Como navegador móvil está bien, aunque le faltan muchas funciones y compatibilidades para estar a la altura de uno de sobremesa.

Y para terminar está la eShop, mucho más ordenada y usable, una web de compras bien planteada y atractiva. Tiene dos puntos negros: la restricción a las descargas +18 por la ley alemana (realmente apenas afecta a un puñado de juegos pero es algo que Nintendo Europa debe solucionar) y la lentitud de descarga.

La fiabilidad vuelve a ser un punto fuerte. A excepción de un fallo de congelación de pantalla de la primera semana (que requirió nueva actualización), los informes de consolas rotas o de problemas con el Wii U Gamepad están siendo mínimos. El mando aguanta bien los golpes (a mi se me ha caído tres veces sin piedad, siempre por tirones del cable) y el uso no parece hacer mella en sus materiales. No sufre ningún problema de calentamiento, aunque hace algo más de ruido del esperado.

La valoración general del hardware es notable.


::Haz clic aquí para ir al hilo de comentarios y escribe tu propio análisis::