Portada » Análisis » Wii Play: Motion

Wii Play: Motion

12 minijuegos para exprimir en el Wii Remote Plus. Entretenido aunque algo irregular.

Wii Play: Motion - Análisis

Estos minijuegos alcanzan su máxima complejidad Estación Espacial, donde debemos ensamblar las distintas piezas de una estación en construcción con una nave. La miga está en que ni tu nave llevará siempre las piezas en el morro ni estas vendrán alineadas con sus puntos de ensamblaje. Avanzando en los niveles, el jugador deberá combinar una inclinación antinatural del mando con la pulsación de uno de entre seis botones para propulsar la nave en la dirección correcta. Control que hace que este minijuego ofrezca desafíos infernales al jugador.

Análisis WIi Play Motion

La otra mitad de minijuegos mete algo más de acción. Guardahuertos es una especie de Whack-a-Mole de una sola fila. A Ras de Agua posiblemente sea de las aplicaciones del control más avanzadas, ya que arrojando una piedra para que rebote en la superficie del agua el jugador termina más centrado en hacer un movimiento que no en el ángulo de inclinación del mando. Esta sensación debería ser la finalidad del Wii Remote Plus; pero en Wii Play: Motion no se siente tan frecuentemente como debiera. Una complejidad parecida se alcanza con 1 Globo, 2 Globos donde un Mii que flota gracias a varios globos que tiene atados avanza a medida que el jugador abanica con el mando.

Mención especial merece la Mansión Fantasmal, ya que en cierta medida prescinde de la pantalla y hace uso del altavoz del mando. El jugador debe buscar fantasmas escondidos por toda la habitación con un mando que hace de detector. Por último, Tesoro Marino invita al jugador a usar el mando cual manivela para que un Mii buceador en busca de cofres hundidos pueda ascender o descender.

Cada minijuego suele contar con algunas variantes: conseguir una mayor puntuación, modo contrarreloj, modo circuito... según el minijuego las opciones varían. Algo similar sucede en el multijugador, que puede ser competitivo, cooperativo o no existir directamente. De hecho la cantidad de minijuegos con multi competitivo se antoja un poco escasa, un punto que debería haberse mejorado sabiendo que estos modos son los que alargan la vida de estos juegos. Lo que sí es común a todos es la concesión de medallas (desde bronce hasta platino), siendo la consecución de algunas medallas de platino verdaderos retos.

Análisis Wii Play Motion

Centrándonos en la interfaz y en el apartado técnico, Wii Play Motion comulga con el resto de juegos de Nintendo de esta tónica: minimalismo, abundancia de colores, mismo tipo de música, Miis por doquier... Si algo destaca se trata de apenas algún detalle puntual, como las piedras de A Ras de Agua.

El acabado general supera a Wii Play, aunque se podía haber pulido más. Sin embargo, no parece que esta nueva entrega sueñe si quiera con el éxito de su predecesor, pues muchos usuarios ya tendrán cubierta la necesidad de un segundo mando (e incluso un tercero y un cuarto).

¿Qué opinas tú de Wii Play: Motion?