Portada » Análisis » Wario Land: The Shake Dimension

Wario Land: The Shake Dimension

Vuelve el Wario de siempre con un apartado gráfico impecable.

Wario Land: The Shake Dimension - Análisis

Ida y vuelta

Imitando el desarrollo de Wario Land 4 en Shake Dimension el objetivo es llegar al final del nivel, liberar a nuestro compañero y llevarlo, antes de que el tiempo finalice, al lugar donde comenzamos. Muy simple a priori pero con ligeros matices que dificultan la tarea (siempre y cuando queramos completar el juego al 100%). Y es que si lo que queremos es pasarnos el juego sin más no hay mayor complicación. Los niveles son simples y los jefes finales no oponen excesiva resistencia. Pero si pretendemos ir más allá y conseguir todos los extras el objetivo se complica.


Antes de comenzar cualquier nivel se nos listará una serie de metas a conseguir (no recibir ningún daño, conseguir “x” monedas, no caer al agua...) que varían según la fase. Esto, acompañado de la búsqueda de los tres tesoros ocultos por zona, eleva la dificultad del título considerablemente, dejándonos una sensación de que ha sido programado para dos tipos de jugadores: los más pequeños de la casa y los de toda la vida, más exigentes y minuciosos. Un detalle que el propio analista agradece y que espera se siga haciendo en entregas posteriores.

Por tanto, la duración del juego varía -y mucho- según cuánto queramos conseguir. Pasaremos de  escasas horas a rozar e incluso superar las diez. No es fácil dar con los tesoros ocultos y tendremos que repetir, en más de una ocasión, ciertos niveles: rocas duras que solo podremos romper con las tuberías aceleradoras, zonas que estarán disponibles en el camino de vuelta o simplemente, cofres que por despiste se nos pasarán.

It's a meeee, Waaaaariiooo!

En el apartado musical nos encontremos con melodías que sin ser piezas capaces de conquistar nuestros oídos ocupan su cometido a la perfección. Son pegadizas, variadas y se adaptan a los distintos niveles. Aunque es cuestión de gustos y suene arriesgado, en ningún momento se hacen pesadas. La banda sonora, como ya disfrutamos en menor medida en la cuarta entrega, vendrá complementada con una extensa lista de frases por parte de Wario: gritos de dolor, expresiones de cansancio o la mítica frase de “It's a me, Wario”. Una colección a la altura del repertorio mostrado en Super Mario Galaxy (ahí queda eso).



Conclusión

Tras los fiascos de Wario World (Game Cube) y Master of Disguise (Nintendo DS) Wario vuelve por la puerta grande. Reivindicando las 2D y las plataformas como dos aspectos vivos hoy día, Shake Dimension aparece con el objetivo de entretener y gustarse a sí mismo y al usuario. No necesita innovar ni modificar su desarrollo para sorprender. Vuelve Wario. El Wario de siempre.

:: Comenta y puntúa Wario Land: The Shake Dimension en la comunidad ::