Portada » Análisis » Virtue´s Last Reward

Virtue’s Last Reward

Cuando la traición viene acompañada de 3 puntos

Virtue´s Last Reward - Análisis

Pero en Virtue´s Last Reward no sólo tendremos que decidir a qué puerta y con quién vamos a vernos encerrados en una de estas salas, sino que una vez superada esta fase de escapismo, llegamos al punto álgido de las decisiones a tomar: aliarse o traicionar al compañero. Un sistema que se sustenta en el dilema del prisionero, en el que confiar o no en nuestro compañero puede hacer que ambos nos salvemos o que uno de los dos se acerque cada vez más a su muerte.

Según si se traiciona o no a uno de los personajes, el juego tomará un camino u otro que terminará desembocando en alguno de sus veinte finales. Pero para ver el resto y saber qué hubiese pasado si... será necesario recurrir al menú ``flow´´. Esto no es más que un árbol de sucesos que nos muestra los distintos puntos clave del juego a los que podemos tener acceso para volver a ellos y así revivirlos, pero eligiendo otra puerta u otra opción. Por eso, gracias a este sistema, no será necesario volver a empezar de cero para ver todos y cada uno de los finales o para conseguir los diversos archivos que se nos hayan podido olvidar.

Análisis Virtue Last RewardUna cosa que pasará inadvertida para la mayoría de jugadores es que fruto de estas decisiones, la historia no sólo nos llevará por diferentes caminos, sino que lo que podríamos haber visto de haber elegido la opción opuesta a la nuestra, probablemente será diferente a la escena que contemplaremos cuando tengamos que volver a ese punto para ver otro de los distintos finales que tiene el juego.

Cuando los gráficos no importan

El único punto negativo de Virtue´s Last Reward se encuentra en su apartado gráfico, Aunque esto no algo que limite el buen hacer del juego o lo lastre tal como sí sucedería en otros géneros. Por lo que al apostar por un estilo en tres dimensiones en lugar de los sprites de 999, ha dado como resultado que este aspecto no esté a la altura del resto del juego. Pero también gracias a este cambio se ofrece algo más de libertad a la hora de explorar los escenarios durante las fases de escapismo.

En cuanto al efecto 3D de la portátil, éste no es todo lo notorio que cabría esperar, principalmente porque su función no es otra que dar profundidad a los personajes y a los diversos escenarios, mediante el clásico efecto 3D hacia adentro. Efecto que por otro lado no es muy notorio y por eso lo normal es que nos habituemos a jugarlo con la pestaña en OFF.

Análisis Virtue Last Reward

Por último, y no menos importante, está su apartado sonoro. Sin él, Virtue’s Last Reward no sería el mismo juego, principalmente porque en gran medida sus melodías ayudan a darle esa atmósfera de misterio e intriga que requiere cada escena. Siempre bien acompañadas con las voces japonesas de cada uno de los personaje, salvo la de Siggy, el protagonista.

En definitiva, Spike Chunsoft ha vuelto a deleitarnos con una aventura soberbia, a la que lo único que se le puede achacar son tres cosas: su aspecto gráfico, que no os gusten los juegos en los que se ``juega leyendo´´ o que el mero hecho de estar en inglés sea un impedimento por no tener unos conocimientos de nivel medio. Por lo que si el idioma y su mecánica de juego no os asusta, tendréis ante vosotros a un título capaz de ofreceros unas 30 horas de diversión y atesoraréis una de las joyas del catálogo de Nintendo 3DS.

¿Qué nota le pondrías a Virtue´s Last Reward?