Portada » Análisis » Trauma Center: New Blood

Trauma Center: New Blood

Trauma Center vuelve en el que puede ser considerado el mejor título de la franquicia, pese a sus escasas innovaciones.

Trauma Center: New Blood - Análisis

Por ejemplo, cuando usemos el fórceps (o pinzas) tendremos que presionar 'A' y 'B' como si estuviéramos realmente apretando unas tenazas, o para proporcionar descargas para reanimar a un paciente, tendremos que mover hacia delante tanto Nunchuk como Wiimando y pulsar 'B' y 'Z' en el momento adecuado. También hará aparición el sensor de movimiento de Wii en ocasiones puntuales, como por ejemplo a la hora de colocar huesos, donde tendremos que girarlos y moverlos hasta hacerlos coincidir.

Dentro de las mismas intervenciones debemos hablar de una de las novedades que trae New Blood, y es que ahora podremos operar de forma cooperativa con otro amigo, lo cuál añade un punto más a este título respecto a sus predecesores, y que realmente acaba agradeciéndose en operaciones demasiado complicadas en las que no queremos estresarnos en demasía. Lo bueno de este modo es que no se hace confuso para ninguno de los jugadores, y la mayoría de intervenciones pasado el capítulo del prólogo ofrecerán una cantidad de situaciones respetable en la cuál cada jugador pueda, dentro de una misma operación, encargarse de dos cosas diferentes: por ejemplo, mientras uno controla que unos cálculos biliares no lleguen a la sangre, detectándolos y quemándolos con láser, el otro extirpa tejido dañado.

 En general el juego se deja jugar muy bien. Hay que destacar que estamos ante un título que ofrece una dificultad bastante elevada en compases bastante tempranos del juego, por lo que muchas veces tendremos que armarnos de paciencia y sangre fría, y repetir una y otra vez operaciones, pero no hay que desistir porque con un par de intentos se suele pillar el tranquillo a la operación. Es de agradecer que ya desde los primeros capítulos del juego la trama nos ponga en situaciones muy diferentes que le den variedad al título y no hagan de cada partida algo rutinario. Desde curar fracturas, a quemar tumores de estómago, pasando por injertos de piel o un cambio de baterías en un marcapasos. En total serán unas 50 operaciones diferentes repartidas a lo largo de 7 episodios principales y 4 misiones especiales que iremos desbloqueando a medida que avanza la trama. Por si fuera poco, siempre podremos rejugar estas intervenciones para mejorar nuestra puntuación y hacerla figurar en el ranking online que hay disponible del juego. No es mucho en cuanto a funciones online, desde luego, pero menos es nada.

Otros aspectos a tener en cuenta es el cambio en los diseños en general. Los fondos estáticos y el diseño de los personajes tienen una tónica en general más madura en este título. A nivel gráfico, las operaciones lucen algo mejor que en Second Opinion. Da la impresión de que todo se ve más nítido, si bien la paleta de colores usada es algo más oscura en este juego. La cosa está en que a la hora de operar se hace más cómodo y más agradable a la vista.


En cuanto al audio, ninguna queja que hacer al respecto. Quizás que al haber tanto texto que leer, se hubiera agradecido enormemente un doblaje al castellano de las voces, que vienen en inglés en un doblaje, todo hay que decirlo, notable. Las músicas y efectos sonoros acompañan en todo momento, pausadas en los momentos iniciales de las operaciones, críticas y tensas en los momentos más delicados de éstas. En definitiva, un apartado sonoro muy notable.

Concluyendo, Trauma Center: New Blood no va a revolucionar la saga, desde luego, pero es un título que se deja jugar mejor que ningún otro de sus predecesores. El modo cooperativo es un gran acierto, del cuál podremos disfrutar a lo largo de una gran cantidad de misiones que cada vez nos pondrán más a prueba y que evitarán que pensemos que estamos haciendo más de lo mismo, aunque en términos generales respecto a las otras entregas, pueda parecer que así sea. En definitiva, un título divertido, rejugable, compartible, y por parte del que suscribe estas líneas, totalmente recomendado.