Portada » Análisis » Transformers: Dark of the Moon

Transformers: Dark of the Moon

La franquicia Transformers regresa este verano por partida doble: película y videojuego oficial. Además, Optimus Prime y compañía debutan en Nintendo 3DS, ¿qué nos tendrán preparado?

Transformers: Dark of the Moon - Análisis

Han pasado tres años desde que los Autobots derrotaran a los Decepticons en el planeta Tierra. Cuando la paz parecía estar ya establecida, Optimus Prime, Wheeljack, Ironhide y Bumblebee entre otros Autobots, sospechan de cierta actividad Decepticon oculta repartida por algunos lugares del planeta. Es por ello que deciden viajar por numerosos lugares, incluyendo ciudades destruidas, desiertos y montañas nevadas, con el fin de acabar con Megatron y Shockwave, el asesino Decepticon.

Autobots, transfórmense y avancen... o no

Así es como comienza la historia de Transformers: El Lado Oscuro de la Luna para Nintendo 3DS, una trama ya típica de la franquicia de Hasbro que será narrada en 18 cortas y escasas misiones, de poco más de diez minutos cada una. Al problema de la escasa duración del modo Historia, que bien podría haber sido compensada con algún modo alternativo como multijugador cooperativo o competitivo además de funciones online, hay que sumarle que el único modo disponible aparte del principal es Misiones, donde podremos volver a jugar las 18 fases de la historia. Es por tanto, que los modos Historia y Misiones son los únicos que tiene el cartucho, quedándose en una duración de apenas tres o cuatro horas, además de que no incluye ningún tipo de ranking para mejorar tus registros.

Las misiones son encima bastante repetitivas, básandose prácticamente todo el rato en matar a un número determinado de adversarios, defender torretas de los ataques enemigos o aguantar un tiempo sin perder la vida al completo. Además, las fases se repartirán entre Autobots y Decepticons, con lo que manejaremos a los dos bandos a lo largo del juego. Todo ello está mezclado con unas voces (dobladas al español eso sí) muy monótonas. Como añadido a cada misión, antes de comenzarla se nos introducirá en ella mediante unos vídeos que nos narrarán la historia.

Análisis Transformers 3DS

Si bien la duración es escasa, ésta se verá incrementada con una dificultad bien planteada, resultando a veces tedioso acabar con hasta seis coches rivales. Para hacernos la tarea más sencilla, numerosos ítems con recargas de salud y misiles entre otros, estarán colocados a lo largo y ancho del escenario. A todo ello le tenemos que añadir otro gran inconveniente: un pésimo control

La jugabilidad se ha visto trastocada por un manejo de los vehículos muy difícil y molesto. Para controlar al coche se hará todo con el Circle Pad: stick hacia adelante para acelerar y hacia los lados para girar a izquieras y derechas, lo que a la larga terminará por cansar el pulgar. Para entrar en modo Stealth Force (híbrido entre robot y coche), bastará con pulsar el botón A. Pero si nos quejábamos del anterior sistema de control, para manejar al coche en su modo Stealth Force tendremos que girar con los gatillos L y R, ya que con el stick, el vehículo sólo podrá desplazarse lateralmente, lo que será bastante molesto aclararse con ellos. Para los que estén esperando leer los controles de los robots, aclaramos que en ningún momento podrás manejar a los Transformers como tal, únicamente estarán disponibles en su versión coche y Stealth Force.

Análisis Transformers 3DS

Unas 3D mal aprovechadas

Si pensabas que hasta aquí estarían todos los puntos negativos del título te equivocas, querido lector.Transformers: El Lado Oscuro de la Luna es un despropósito en sí mismo. Gráficamente el juego es bastante deficiente, con unos escenarios simples y algo vacíos, todo ello con algunas texturas a baja resolución. A los modelados de los vehículos les ocurre algo similar, aunque cumplen su cometido, las texturas y los polígonos dejan mucho que desear. Además, cuando en un mismo punto del mapeado se juntan varios coches y algunas explosiones, el frame rate cae drásticamente hasta ralentizar el juego durante algunos pequeños instantes. Por otro lado, el efecto 3D nos ayuda a introducirnos mejor en la historia.

Quizás sea el apartado sonoro la única sección en la que este Transformers destaque más. Contará con melodías acordes a la atmósfera de juego típicas de la serie. El doblaje, ya comentado antes, cumple también, aunque termina haciéndose muy repetitivo y machacón.

Comenta Transformers: Dark of the Moon en el foro