Portada » Análisis » Trackmania

Trackmania

Consume menos que un mechero, no contamina ni hace ruido… ¡es el coche del año!

Trackmania - Análisis

trackmania wii screenshots revogamersEn esa espiral involuntaria de vicio estarás constantemente obsesionado por el cronómetro, procurando arañar unas milésimas en cada intento. Cuando lleves varios en algún circuito que te gusta y que te desafía, pulsarás rápidamente el botón de reinicio para comenzar la vuelta otra vez, procurando no torcer demasiado, no pisar ese barro que te frenó o interpretar el trazado de otra forma más efectiva. El verdadero rey de Trackmania no sólo conoce a la perfección un montón de circuitos con sus atajos y triquiñuelas, sino que es capaz de hacer marcas de escándalo cambiando de coches (por tanto de estilo de conducción) sin despeinarse. ¿Deportivos playeros? ¿4x4 para el desierto? ¿Bólidos de carreras? Lo que le echen, pero probablemente use el joystick para manejar el vehículo con más precisión que con la cruceta o el volante de Wii. Por cierto, el control ha sido muy bien ajustado desde que lo probáramos hace más de un año cuando estaba en pañales.

Todos contra el crono

Si has llegado hasta aquí puede que estés imaginando un multijugador aburrido, en el que la sensación competitiva se difumine por aquello de luchar siempre contra el crono, por la casi no existencia de vueltas por circuito (sólo algunos tienen varias) o por la posibilidad de reiniciar independientemente y no competir “en directo” con los rivales. Pues aunque es cierto que a veces se echa de menos una buena pasada tras coger rebufo en una persecución, o ese toquecito macarra que desestabiliza al piloto rival, jugar en base a la filosofía TM también es muy emocionante. Imagina que tienes tres minutos para hacer el mejor crono sobre unos 20 segundos, y que en ese tiempo puedes repetir cuantas veces quieras… ¿comienzas a ver la estrategia, los cambios de líder por milésimas o los accidentes por intentar hacerlo mejor? Una gran opción de juego que hasta donde hemos visto funciona fluida tanto local (1-4) como online (1-8 jugadores).

trackmania wii imagenes revogamers

Cuando se cansen de correr, los más creativos podrán echar las horas muertas con el editor de pistas. Se puede hacer (casi) de todo e ir probando los resultados sobre la marcha. El ingenioso modo de juego puzle propone retos de diseño/velocidad y las opciones de intercambio online amplían las posibilidades hasta que se acaben las ganas o las ideas. La herramienta es sencilla y en cuarto de hora se maneja a la perfección. Sin embargo, tras probar otros editores como los que ha implementado EA en sus títulos (MySims, Boom Blox) descubrimos que este constructor tiene ciertas imprecisiones e incomodidades que molestan en los momentos de lucidez creativa. Algunos habrá que incluso pierdan el interés en una herramienta con mucho potencial.

Durante nuestro tiempo de juego prestamos especial atención a la suavidad de la imagen, pues sin físicas o choques complejísimos y atendiendo sólo al crono es un requisito esencial. Los resultados son notables, incluso a pantalla partida. Los coches vuelan por el escenario cuando toman un turbo y no hemos errado demasiado por culpa del refresco. Sin exprimir todas y cada una de las pistas es un punto más para agradecer, aunque se pague con un acabado gráfico algo parco, de paso a juego con el house mediocre que pone la nota musical a todo el juego.

Y poco más se puede decir de esta gran, duradera , desafiante y completísima adaptación. Se le podrían pedir más novedades, más recursos o un acabado más al día, pero como Trackmania y como aprovechamiento de las funciones de Wii sobre cuatro ruedas ha dejado en ridículo a casi todo el catálogo de velocidad.

::¿Qué opinas de Trackmanía para Wii?::