Portada » Análisis » Top Spin 3

Top Spin 3

El primer simulador de tenis de Wii llega a las tiendas. ¿Hará un buen saque?

Top Spin 3 - Análisis

Como veis, el control de Top Spin 3 no es tan intuitivo como el de Wii Sports, aunque ofrece más posibilidades. No obstante, tiene algunas pegas que vendría bien tener en cuenta. Por alguna razón que escapa a mi entendimiento no distingue el movimiento de un tiro directo de un revés. Da igual cómo movamos el mando, siempre lo va a tomar como un tiro correcto. Lo que en Wii Sports se penalizaba seriamente, sencillamente es obviado en Top Spin 3, haciendo muy irreal su control.
Es más, los larguísimos partidos se pueden acabar convirtiendo en un continuo agitar la muñeca, sin más técnica que llevar al tenista al lugar donde estará la pelota y darle una sacudida al wiimote. Y no hará falta más. Por supuesto, te lo puedes tomar en serio, y estar de pie frente al televisor imitando las poses de Roger Federer al cien por cien. En ese caso el juego lo detectará sin problemas, pero procura tener un nunchaku inalámbrico, porque te verás con el cable dándote en la nariz cada dos por tres. Avisado quedas. Y si eres zurdo, ni lo intentes, no hay ningún tenista zurdo en el juego.



Juega un partido tras otro

Existe una manía por parte de las distribuidoras de recortar hasta límites absurdos las entregas para Wii de sus principales franquicias deportivas. El caso de Top Spin 3 es uno de los más sangrantes.

Las versiones para Xbox 360 y Playstation 3 disponen de un completo modo online, editores de personajes, física realista, gráficos next-gen y muchos modos de juego. En la de Wii no hay absolutamente nada de eso. Además, en una buena jugada por parte de Sony, únicamente la versión de PS3 incluye a Rafa Nadal, con lo que se nos pierde uno de los principales atractivos del juego.

¿Qué queda después de todos estos recortes? Más bien poco. Hay tres modos de juego: Exhibición, Camino a la Gloria, y Pasatiempos. El primero consiste en el típico partido libre contra otro jugador o la máquina. Poco más se puede decir, salvo que en multijugador la pantalla puede partirse como en Wii Sports, para que siempre controlemos a nuestro tenista mirándolo desde detrás.

Camino a la Gloria es una serie de torneos, cada uno con sus normas específicas. En la práctica consiste en ganar un partido tras otro contra distintos tenistas. El juego se desarrolla de forma monótona, no podremos grabar la partida durante cada torneo (que puede prolongarse una hora), y la ausencia total de música durante ellos no los hace más llevaderos.
Exacto, no hay música durante ningún partido del juego. Este lujo queda reservado para los menús. Eso sí, durante los breves segundos que estemos en ellos disfrutaremos de una selección de buena música: Jamiroquai, Calvin Harris, Boys Like Girls, The Go! Team, Stone Roses, y Franz Ferdinand. Qué detalle.

Pasatiempos impone partidos entre jugadores o contra la IA que se ganarán bajo normas especiales. El jugador que acumule más "claves" gana el pasatiempo. Las claves son condiciones especiales: ser el jugador que gane más puntos desde el fondo de la pista, o desde la red, el que cometa menos errores... Básicamente, que gana el que gane el partido.