Portada » Análisis » Tony Hawk: Shred

Tony Hawk : Shred

El ejemplo perfecto de por qué acercar demasiado la experiencia en videojuegos a la vida real no tiene por qué ser más divertido que lo arcade.

Tony Hawk: Shred - Análisis

Tras estas consideraciones, lo cierto es que el resto de cosas a considerar del juego son notablemente escasas. A nivel técnico es simplemente aceptable, pero está claro que se podría haber disfrutado más de los escenarios con otro modo de control. La posibilidad de poder utilizar a un Mii como personaje jugable es de agradecer como muestra de atención hacia la consola de Nintendo, pero no pasa de lo anecdótico.

También nos encontraremos niveles en los cuales dejaremos de lado las cuatro ruedas para deslizarnos por la nieve en una tabla de snow. En este caso, podremos descansar un poco del control del skate, con el cuál tenemos que empujar virtualmente con uno de nuestros pies para que el personaje en cuestión se mueva, y la pendiente de la montaña hará el trabajo por nosotros. No obstante, sigue siendo terriblemente difícil el manejo del juego en este modo, debido a la lenta y errónea respuesta de la tabla a nuestras acciones.

En cuanto a modos de juego, lo cierto es que el juego no ofrece mucho más de lo que ya ofrecían otros juegos de la saga. Dispondremos de un modo carrera en el que tendremos que ir superando una serie de retos, ya sean combinaciones de trucos, ya sean límites de puntuación, para poder ir desbloqueando nuevos niveles y personajes. Para este modo carrera hay disponible, eso sí, un sesudo y extenso tutorial para aprender a dominar el juego en cuestión, aunque lamentablemente y tras más de dos horas intentando dominar la tabla, conseguir algunos patrones para realizar los trucos, un servidor apenas consiguió realizar unos pocos trucos sencillos de ollie, y en algún momento excepcional alguno de agarre, y todo ello a cambio de acabar exhausto, sudando, con el salón patas arriba y con la sensación de que jamás se podrá disfrutar en este juego de una experiencia parecida a las anteriores entregas.

También contaremos con un multijugador para dos personas, si bien es cierto que debido a las dificultades casi insalvables anteriormente mencionadas (no quiero imaginarme el tipo de lugar y las condiciones bajo las qué podrían funcionar dos de estas tablas correctamente), este ha sido creado para ser jugado por turnos, en modos competitivos en los que conseguir la mejor puntuación.

Poco más queda por decir de este juego. Se valora la intención de ofrecer una experiencia lo más cercana posible a ir montado encima de un skate, pero cuando el proceso para disfrutar al título supone una traba tan notable como la que se encuentra en el periférico estrella del juego, cualquier idea queda relegada a un segundo plano por una absoluta sensación de desazón, sobre todo porque si no fuera por el periférico, podría haber sido una correcta experiencia dentro de la franquicia.

Quizás en futuras entregas, y meditando un poco más la idea y refinando el periférico, se pueda por fin simular lo que se siente al ir sobre una tabla de skate. Pero por el momento, no podemos recomendaros esta incursión de Tony Hawk para Wii.

(Debido a la falta de imágenes del título, sobre todo en su versión de Wii, este análisis ha sido ofrecido sin imágenes)

 

::¿Qué te ha parecido Tony Hawk: Shred?::