Portada » Análisis » Tom Clancy's Ghost Recon

Tom Clancy's Ghost Recon

Shooter parece, on-rails sí es.

Tom Clancy's Ghost Recon - Análisis

En estos años, salvo un temprano Splinter Cell: Double Agent y un par de conversiones reguleras de los H.A.W.X., la serie Tom Clancy no se ha dejado ver mucho por Wii. Por este motivo fue emocionante en su día leer el anuncio de que Ubisoft planeaba traer por primera vez a la consola su shooter táctico más famoso y respetado, Ghost Recon. Aunque ya nos olíamos por ese entonces que aquella afirmación de que tendría un "enfoque diferente creado para el público de Wii" no presagiaba nada bueno.

No mucho después, el apellido Future Soldier de las ediciones HD se caía del título y nos encontrábamos con esto:

Un shooter sobre raíles que aparentaba ser un juego de tiros en tercera persona. Tras la decepción inicial, y ya asumiendo que tendríamos un título bastante alejado del TPS táctico habitual de Ghost Recon, quedaba plantearse si estaríamos ante un título de calidad como tantos otros on-rails de peso en Wii. Al fin y al cabo, el reputado estudio Next Level Games (Mario Strikers Charged) firmaba el disco. Una esperanza que se desvaneció con nuestras primeras impresiones.

Ghost Recon para Wii es un shooter sobre raíles ambientado en el universo militarista y cuasi-futurista que ya conocemos de otros títulos recientes de la serie. Eso no salva al guión de ser un mediocre pastiche de otros juegos similares que nos pone en un conflicto deja-vu contra unos fanáticos nacionalistas genéricos encarnando a unos soldados Ghost que nos importan bastante poco.

Dicho esto, la jugabilidad se basa en el típico esquema del juego de disparos sobre raíles, sin lugar a la estrategia. Sí es cierto que intenta innovar acercándose al TPS introduciendo las coberturas y las secciones de sigilo, pero en última instancia el resultado no es satisfactorio. Nuestro avance en el nivel quedará marcado por el avance entre puntos de cobertura, sin embargo la sensación que deja este sistema es de "pulsa A para continuar" ya que no podremos elegir ruta en ningún momento. En cuanto a las secciones de sigilo, se limitan a avanzar despacio y procurar hacer headshots para que no suene la alarma. En estos momentos se agradece más que nunca el "tiempo bala" consumible que han añadido a la mecánica del juego. En ocasiones, también pilotaremos vehículos, como un robot soldado o un blindado. Serán esos momentos los más placenteros gracias al cambio de aires y al poder de destrucción que desataremos.