Portada » Análisis » TMNT: Smash Up

Teenage Mutant Ninja Turtles: Smash Up

Retamos al lector a que cuente el número de veces que aparece la palabra “Smash” en el artículo.

TMNT: Smash Up - Análisis



Hace 25 años, hubo una mente extraña que unió dos conceptos que parecían imposibles de unir: tortugas y ninjas. De esta unión entre esos lentos reptiles con pesados caparazones y los fugaces asesinos del Japón feudal surgió un cómic de éxito cuyos protagonistas tenían nombres de artistas del Renacimiento italiano. Parece una obra de brujería; pero los pupilos del Maestro Astilla encandilaron al público porque la combinación, al fin y al cabo, salió bien. Ya más recientemente, Ubisoft ideó otra mezcla menos imaginativa: una famosa licencia y un videojuego de lucha. La novedad radica en que el juego que ha servido de modelo es Super Smash Bros.
Una vez empezamos a jugar nos damos cuenta de lo parecido que es Smash Up a la saga de lucha de Nintendo: las batallas se desarrollan sobre un escenario de perspectiva lateral, una lucha 2D en un entorno modelado en tres dimensiones. Por otra parte, los combates se desarrollan casi de la misma forma: posibilidad de jugar hasta cuatro en un mismo escenario, marcadores abajo con la cara del luchador y su información de salud, objetos, la misma mecánica de combate… Casi parece que a Sakurai se le hubiese ido la olla en su día y hubiese decidido meter a Leonardo, Donatello y cía en lugar de Mario o Link. Pero como se dijo en Pulp Fiction sobre Europa y Norteamérica, también están las sutiles diferencias.

Destaca sobre todo que Smash Up incorpora una barra de salud para cada personaje, si en Smash Bros (“Up” por “Bros” ¡otra sutil diferencia!) había que sacar al rival de los límites del escenario, en esta ocasión también se le puede derrotar agotando su vitalidad. Sin embargo, este añadido, mezclado con la forma de algunos escenarios (cerrados por los laterales), ha supuesto más una involución que una mejora ya que los combates se resuelven en el 80% de los casos vaciando las barras de vida, el 20% restante casi siempre se debe a algún evento del escenario de turno (un cocodrilo gigante de las alcantarillas ha pasado a ser uno de los principales verdugos de Revogamers). Por otra parte, si bien las técnicas principales de combate se mantienen, nos encontramos sin ataques Smash ni Smash finales; pero podemos ejecutar ataques apoyándonos en una pared y saltando de ella. Además, la lista de objetos es más reducida y en su mayor parte se tratan de power-ups y explosivos. Otra diferencia a destacar es que el modo por equipos no alberga a todos los luchadores simultáneamente, sino que por cada equipo sólo lucha uno a la vez para luego ir rotando.