Portada » Análisis » Tiger Woods PGA Tour 10

Tiger Woods PGA Tour 10

Probablemente, el control más interesante parido para un juego de golf. ¿Cómo lo aprovecha el Tigre?

Tiger Woods PGA Tour 10 - Análisis

Tiger Woods ya lleva unos cuantos años haciendo unos hoyos en nuestras Wiis, al igual que otras sagas anuales de EA Sports. Tiger Woods PGA Tour ha sido fiel a Wii y ha procurado ir trayendo novedades con el paso del tiempo. Si al PGA Tour 09 le tocó enriquecer los modos de juego con alternativas al golf más orientadas a la creación de un party game dentro del juego, a la presente edición le corresponde la evolución en el control. No es para menos ya que el WiiMotion Plus ha llegado a la bolsa de palos del Tigre, y no es de extrañar entonces que la entrada del nuevo periférico en un simulador de un deporte donde la precisión en los movimientos es tan importante como en el golf sea el principal atractivo, aspecto reforzado por ser uno de los primeros juegos de la consola compatible con él.

Como ya hemos comentado, las principales novedades radican en el control. Por una parte está la mejora del swing gracias al WiiMotion Plus. Sin este periférico, el swing permanece muy similar a las entregas anteriores: escoge el palo, elige el tipo de golpe y tira siguiendo ligeramente el movimiento habitual. Esto cumple correctamente; pero el Tigre quiere más, así que llama a su caddie para que le pase un trocito de plástico con forma cúbica: el WiiMotion Plus. Enchufado al palo Tiger repite el mismo procedimiento... y la bola se le va al bunker, "Mecachis en la mar, me ha cogido demasiado efecto para la derecha" comenta. Como os podéis imaginar, la entrada del WM+ supone una mayor sensibilidad en la captación de movimientos, siendo más habitual que un tiro chapucero acabe mandando la bola unos cuantos metros más a un lado de la zona en la que queríamos que aterrizase.

La primera diferencia que detectamos con respecto al swing clásico es una cámara en la esquina inferior derecha de la pantalla donde vemos la cabeza del palo con la bola. Ésta vista auxiliar nos muestra qué rotación tiene el palo sobre su eje y el ángulo de efecto que se le proporcionará a la pelota de golf cuando sea golpeada. Basta con rotar un poco el Wiimote para ver cómo la cabeza rota fluidamente: con un efecto suave a la izquierda, nos pasamos por la derecha para conseguir un draw exagerado. A la hora de la verdad, puedes intentar mantener el palo recto al tirar; pero la menor variación irregular en el golpeo hace que la trayectoria de la pelota se tuerza a un lado al salir volando. Un paso más en busca de la simulación más real. Si nos ponemos a practicar el swing veremos tranquilamente cómo la relación Wiimote-palo cumple con nota, no se llega al 1:1; pero cuando el jugador hace algo calificable como swing la representación en pantalla es bastante fiel a la realidad.

Tiger Woods PGA Tour 10 Wii Análisis en Revogamers

 

Sin embargo, no todo acaba aquí. Una vez depurada nuestra técnica en la calle (y en el rough, y en el bunker, la sensibilidad del mando hará que en nuestras primeras partidas no hagamos muchos golpes realmente en condiciones) por fin llegamos al green. Empezamos con el Putt Clásico, un sistema de putteo ya incluido en PGA Tour 09 que se caracteriza por contar con varios putts distintos, cada uno capaz de alcanzar una distancia mayor o menor que otros. Después de escoger bien el palo y calcular la caída del green... y de hacer 5 golpes dentro del green al fin somos capaces de meter la bola en el hoyo. Nuestras primeras puntuaciones jamás serán reveladas por orgullo propio.

Después de quejarnos del Putt Clásico como culpable de todos nuestros males (el hecho de realizar un golpe fuerte para que la bola recorra unos escasos 3 metros porque el putt es de corto alcance choca a jugadores habituales), probamos la otra gran novedad del control de esta entrega: el Putt de Precisión. Esta forma de putteo es mucho más parecida a la realidad, no por el WM+ (de hecho se puede realizar sin él) sino por su planteamiento: contamos con un único putt, la distancia que recorra la bola será mayor cuando más amplio sea nuestro movimiento y más fuerte el golpe. Después de un par de hoyos nos quedamos con esta técnica como nuestra favorita en el green, no es perfecta y podemos fallar imaginando la trayectoria que cogerá la bola (además de tener que aproximar mentalmente la distancia que recorrerá); pero sin duda es más real y satisfactoria que el Putt Clásico. Una novedad que cumple con nota.

Tiger Woods PGA Tour 10 Wii Análisis en Revogamers

A esto le podemos sumar características ya presentes anteriormente como la posibilidad de modificar el spin de la pelota en pleno vuelo agitando el mando (y así reorientar el bote hacia una dirección), variar el tipo de golpe (sobre todo en los palos cortos): punch, chip, flop... o los niveles de dificultad de los golpes. Éstos son tres: All-Play, Standard y Advanced, por orden de menor a mayor dificultad; las diferencias entre ellos se basan en las ayudas dadas al jugador (el All-Play te muestra siempre la trayectoria exacta que seguirá la bola pudiendo así calibrar para hacer hoyos imposibles desde 150 metros) o en el grado de sensibilidad del mando. Con All-Play puedes abrir mucho la cara del palo que el tiro seguirá saliendo medianamente recto, en Advanced la falta de precisión se castiga seriamente con un lanzamiento claramente desviado. Tiger Woods se coloca a la cabeza de cualquier juego de golf jamás publicado en consolas en lo que a temas de control se refiere, si quieres que sea más real contrata a un caddie que lleve una bolsa llena de Wiimotes, periféricos y te dé consejos sobre el campo o los palos porque en lo jugable se ha alcanzado una nueva cima.