Portada » Análisis » Tiger Woods PGA Tour 09 All Play

Tiger Woods PGA Tour 09

Un año más el simulador de golf de EA Sports regresa a Wii para demostrarnos que no hace falta pisar el césped para jugar a este deporte.

Tiger Woods PGA Tour 09 All Play - Análisis



Novedades 2009

Lo bueno de pertenecer a la serie Tiger Woods es que a cada entrega se incrementa el número de novedades y rara vez se suprime alguna de un año para otro. Esto ha dado lugar a una impresionante selección de modos de juego y licencias que son la envidia de cualquier otro simulador de golf. Este año dispondremos de 20 modos de juego para uno o varios jugadores, más el Career Mode, más los 15 minijuegos del nuevo (y exclusivo de Wii) modo Golf Party y el incombustible juego online.

El Career Mode es en sí mismo todo un mundo. Contiene decenas de eventos de golf, formado cada uno por 18 hoyos que deberemos dominar. Si tuviéramos que destacar algo de todo esto es su enorme durabilidad. Llevará al jugador muchísimo tiempo descubrir todo lo que encierra este juego. Pero eso sí, más le vale ser un gran aficionado a este deporte, porque Tiger Woods PGA Tour no es un arcade, es un simulador puro y duro. El juego propone al jugador un desfío golfístico en toda regla, sin música, sin colores brillantes y sin nada que divierta a los ojos. Si te gusta el golf este título te colmará de placeres. Si no te apasiona especialmente, es bastante probable que te aburra.

 

No podemos dejar de hablar del Career Mode sin citar su completísimo editor de personajes, que abruma al jugador con muchísimas y detalladísimas opciones de configuración de su avatar, hasta el punto de poder crear una copia bastante exacta de nosotros mismos y ponerla a jugar al golf.

Para los más puristas y exigentes, se ha añadido este año una posibilidad bastante interesante. El Club Tuner es un modo de ensayo de tiro que nos permitirá probar nuestros golpeos y adaptar las habilidades de nuestro deportista a nuestro particular manejo del palo. Bien utilizado, este nuevo sistema aumentará nuestra precisión, que no siempre dependerá de nuestra habilidad, sino de las posibilidades del personaje.