Portada » Análisis » The Kore Gang

The Kore Gang

Una pandilla chapada a la antigua

The Kore Gang - Análisis

Sin embargo, lejos del planteamiento que nos han dejado como legado muchos títulos, como por ejemplo el entrañable Lost Vikings (Blizzard, 1992), apenas resulta necesario combinar las diferentes aptitudes de los tres protagonistas para superar los simplones y repetitivos obstáculos -hablar de puzles le viene grande a este juego- que se nos plantean en cada fase. Si bien la variedad de acciones consigue alejar por momentos el tedio y mantenernos ocupados, nunca consiguen enmascarar un pobre diseño de niveles, que ni ofrece retos plataformeros decentes, ni invitan a explorar los entornos, salvo por el afán completista. Recolectar todos los zeeks, unos pequeñas formas de vida intraterrestre sometidas por los Krank, en cada zona será en la mayor parte de los 30 niveles del juego el mayor aliciente y quizás el único factor que asegure cierta rejugabilidad (eso si no lo conseguimos al primer intento).

La mediocridad en el diseño del juego por parte de Zoink Games queda parcialmente maquillada por un llamativo apartado artístico, que a muchos recordará al Psychonauts de Tim Schafer, pero que si nos detenemos a pensarlo, en realidad hunde sus raíces en la tradición expresionista de la tierra que lo ha visto nacer: formas retorcidas; juegos de luces y sombras; personajes y escenarios sacados de una pesadilla; todo ello pasado por un tamiz carituresco e infantil dota de identidad visual propia a este exclusivo de Wii.

Kore Kang Análisis

No tan a la altura están otros aspectos, que denotan unos valores de producciones muy modestos: desde una melodías sosas a un apartado técnico que en momentos puntuales deja mucho que desear (¡esas horrorosas físicas de los saltos de trampolín!) y que, al fin y al cabo, son una muestra de que los años no pasan en balde. Mención aparte merece la localización, trabajada y divertida, así como unos jefes finales, que sin ser un derroche de imaginación, están por encima de la media del juego.

Después de esperar con muchas ganas el desembarco de la pandilla Kore en mi Wii, creo que las expectativas que tenía eran demasiado altas. Lo que me he encontrado es un título enranciado, con una jugabilidad superada y a años luz de los mejores exponentes del género en la consola. Quienes han esperado con paciencia su llegada puede que pasen por alto los defectos de un título sin muchas pretensiones, que más allá de llenar huecos, no consigue aportar calidad al escaso catálogo de Wii en este 2011.

¿Y tú? ¿Qué nota le pondrías a The Kore Kang?