Portada » Análisis » Tetris - Retroanálisis

Tetris - Retroanálisis

El eterno compañero de cuarto de baño.

Tetris - Retroanálisis - Análisis

Pocos juegos hay más versionados que el Tetris. Maquinitas que se compraban en los rastros, recreativas, juegos gratis en navegador, juegos para móviles… Decenas, centenares de versiones del juego de puzles más conocido de la historia. Sin embargo, entre todas ellas, está el Tetris de Game Boy.

Puede que no fuera el Tetris con más opciones y modos de juego (sólo dos) o el de mejor presentación (escala de verdes), pero sin ninguna duda es el más adictivo y más jugado de todos los tiempos. Uno de los grandes aciertos de Nintendo (que solía vender sus consolas con un software demoledor) fue vender Game Boy con Tetris, alcanzando la friolera de 30 millones de copias vendidas.

 

Y es que Tetris es capaz de venderse solo. La simplísima idea de hacer filas con piezas compuestas por cuatro cuadrados (los tetrimios) cautivó a todo el mundo he hizo que se convirtiera en el juego portátil más famoso, sustituto de revistas y periódicos y acompañante de viajes aburridos.

La versión de Game Boy también permitía el juego a dobles mediante el cable Link. Dos jugadores podían ponerse a prueba el uno contra el otro, peleando a ver quién podía hacer líneas más rápidamente y estorbando al rival consiguiendo que le aparecieran líneas al azar.

Tanto si jugábamos en el Type-A, acumulando puntos hasta que la velocidad de las piezas al caer hacía imposible controlar el juego, como en el Type-B, en el que había que hacer un número determinado de líneas con obstáculos en el camino, las horas se pasaban volando a los mandos de la Game Boy y lo convertían en uno de esos juegos capaces de robarte una tarde sin que te enteraras.

Otro de los apartados por los que el Tetris de Game Boy ha pasado a la historia de la industria es a causa de su música. Aparte de la distorsión característica del sonido cada vez que conseguíamos un ansiado Tetris, la primera de las tres melodías que el juego traía consigo era una canción popular rusa llamada Korobéiniki: los Buhoneros. Esta canción es una de las más reconocibles de la historia de los videojuegos y sólo con oír sus primeros acordes no podemos evitar acordarnos de Tetris.

Tetris fue el primer contacto que muchos tuvieron con las videoconsolas. Fue el Brain Training de su época, un título para todos los usuarios, sin importar rango de edad. Adictivo, interminable, te lo podías llevar a todos lados y nunca te cansabas de él. El complemento perfecto para Game Boy y, posiblemente, la principal razón de su meteórico éxito. Sin lugar a dudas, se puede afirmar que estamos ante uno de los juegos más importantes de todos los tiempos.

¿Qué recuerdos tienes el Tetris de Game Boy?