Portada » Análisis » Terranigma

Terranigma

Un broche de oro para el Cerebro de la Bestia y sus action RPG.

Terranigma - Análisis

Terranigma es un juego desarrollado por Quintet para SNES en 1996, una secuela espiritual del exitoso Illusion of Time y del no tan famoso Soul Blazer, que Enix se encargó de financiar y distribuir. Es uno de los mejores Action RPG de la consola, a pesar de tener que competir contra pesos pesados como Seiken dentsetsu 2 o el propio The Legend of Zelda: A Link to the past, al que muchos no consideran del género pero con el que comparte muchas mecánicas. Además, siguiendo la estela de su antecesor, Illusion of Time, llegó totalmente traducido al castellano y en una edición con un fantástico libro de pistas.

Resucitando al Cielo y a la Tierra

Comparte con el resto de juegos de La saga del Cielo y de la Tierra (como la conocen los fans) la temática principal del juego, que viene a ser la de reconstruir un mundo que ha sido destruido, roto o deformado por algo. En el caso de Terranigma, la humanidad se ha visto confinada al centro de la Tierra ya que la superficie ha sido completamente arrasada. Ark, el joven y gamberro protagonista del juego, tiene la misión de devolverla a la vida, empezando por los propios continentes y acabando por los animales y los seres humanos. Pero no todo será tan fácil y, por supuesto, habrá complicaciones, revelaciones, giros argumentales y un montón de situaciones que nos impedirán despegarnos del televisor.

A diferencia de los grandes protagonistas de videojuegos, el arma de Ark no es la espada sino la lanza. Conoce una gran variedad de ataques diferentes que le ayudan a deshacerse de los enemigos que se oponen en su misión. Sube de nivel, salta, encuentra mejor inventario, se puede equipar objetos curativos e incluso puede realizar potentes hechizos. Vamos, tiene un arsenal completo para salvar el mundo.

Además, una vez resucitados los humanos, Ark tiene poder de influencia sobre las ciudades y sus decisiones pueden abocarlas a la ruina o llevarlas a la opulencia más ostentosa. Hay un montón de localizaciones, muchas de ellas totalmente opcionales, y muchos secretos por descubrir. Desde luego, se trata de un mundo fantástico, inspirado de forma anacrónica en nuestro propio planeta en los años 90.

La historia es muy emocionante y tiene momentos inolvidables. Sin embargo, a la vez es su punto más flojo. Por desgracia, Terranigma es muy corto ya que la parte intermedia, la que se corresponde a lo que en cuentos se conoce como desarrollo, es totalmente insuficiente, brusca y precipitada. Tiene un arranque inmejorable y un final espectacular, pero esa pequeña laguna central me da a pensar que debieron tener algún problema con las fechas o algo así. No obstante, los personajes del juego son fantásticos y la historia es lo suficientemente buena como para que, al final, uno olvide sus pequeños errores. A su vez, la banda sonora, el apartado artístico y el acabado técnico son igual de espectaculares que el resto del conjunto, dejando bien claro lo que podía dar de sí el cerebro de la bestia.

Terranigma

El final de una época dorada

Terranigma es uno de los juegos que más echo de menos y uno de mis favoritos de todos los tiempos, pero la situación tanto de SquareEnix como de Quintet (que cayó en desgracia por culpa de la fusión de Enix y Squaresoft) hace difícil tanto una reedición como un remake que solucione los pequeños, y totalmente perdonables, fallos del original. Desde luego, se trata de una obra maestra tanto en su época como en la actualidad, un título divertido y conmovedor. Un verdadero broche de oro para Super Nintendo y los action RPG japoneses de la época de los 16 bits.

¿Qué recuerdos tienes de Terranigma? Comparte tu opinión en el foro