Portada » Análisis » Super Pokémon Rumble

Pokémon Rumble Blast

Un concepto bueno para portátil pero insuficiente para el formato físico.

Super Pokémon Rumble - Análisis

Super Pokémon Rumble tiene un papel especial: es el pionero de una franquicia que mueve tantos millones como es Pokémon como juego para 3DS en las tiendas (no así con la consola, recordemos que hace medio año salió en la eShop Pokédex 3D de forma totalmente gratuita). Es normal que, a falta de otro juego en las estanterías, se mire con lupa a Super Pokémon Rumble, un peso que puede resultar excesivo para un spin-off.

A diferencia del que podría considerarse su homónimo para DS, Pokémon Dash, desarrollado también por Ambrella, en esta ocasión la base no es nueva. Super Pokémon Rumble es sencillamente una versión más amplia de Pokémon Rumble para WiiWare. Desde luego hay algunas novedades, pues esta vez se han añadido nuevos modos de combate, muchos más Pokémon, historia y extras destinados a aprovechar características de 3DS como el 3D y el Street Pass. Cambios apreciables; pero superficiales como veremos a continuación.

analisis super pokemon rumble nintendo 3ds

Definir la mecánica es harto sencillo: es un beat’em up de Pokémon. La gran mayoría del tiempo lo pasarás avanzando por pasillos derrotando docenas de criaturas que te salen al paso. No es raro pues suponer que uno de los puntos negativos que se le puede reprochar es la monotonía. El patrón que rige los niveles es inmutable: tres o cuatros pasillos en los que serás asaltado cada poco que avances por un puñado de Pokémon. Finalmente, un trampolín te termina llevando a un Pokémon tamaño XXL que hace de jefe de la zona. Toda esta mecánica se repetirá constantemente hasta más allá de completar la historia, así que como no te guste, tenlo claro: Super Pokémon Rumble no es para ti.

Pero pensemos fríamente. Como he dicho anteriormente, estamos en un beat’em up. Este desarrollo es lo que cabe esperar en un género como este. Es más, Super Pokémon Rumble cuenta con sus rasgos personales. En primer lugar, el coleccionismo. Pokémon es sinónimo de intentar hacerse con todos. En este juego, esta idea es la chicha que realmente anima a seguir adelante más que el pasarse niveles porque sí, ya que cada vez que derrotas uno cabe la posibilidad de que quede en el suelo para que lo recojas e incluyas en tu equipo, jefes incluidos. Que haya más de 600 Pokémon que conseguir aporta también algo más: una enorme variedad de estrategias. Cada Pokémon cuenta con sus capacidades analisis super pokemon rumble nintendo 3dsde ataque, defensa y velocidad, uno o dos ataques (dentro de un amplio abanico cogido directamente de la saga principal de rol) cuyos tipo y efectos difieren notablemente del resto. Avanzar con ataques físicos, rápidos y contundentes, con bolas de largo alcance que rebotan, con cambios de estado, absorbiendo la vida de los adversarios... una riqueza de estrategias posibles que se agradece en los compases finales.

En el título original, las multitudinarias Battle Royale daban un soplo de aire fresco al desarrollo. Dos nuevas modalidades abren sus respectivos paréntesis en el avance del juego. Por una parte, los combates en equipo. Selecciona un trío de Pokémon de tu colección personal para hacer frente a varios minijefes y sus lacayos. La otra variante son los combates de choque, en los que una piña de tus Pokémon más poderosos hace frente una multitudinaria formación defensiva. Estos modos dejan, sin embargo, un regusto escaso. El primero no dista mucho de la mecánica habitual, ya que realmente sólo se controla un Pokémon y los dos acompañantes hacen más bien de guardaespaldas controlados por la máquina. Por otro lado, los combates de choque ofrecen una imagen curiosa; pero jugablemente son una anécdota ya que consisten en machacar botones durante un par de segundos y haber cumplido una serie de requisitos previos. Un añadido llano.