Portada » Análisis » Summer Athletics

Summer Athletics

 DTP Entertainment nos trae un título que, pese a que nos encontremos en una excelente forma física, acabará por cansarnos. 

Summer Athletics - Análisis

 Si a esto le sumamos una dificultad más bien desigual, donde unas pruebas las puedes pasar moviendo el mando casi de cualquier manera, y en otra tienes que tener una precisión quirúrgica (que en momentos da la impresión de que más que culpa del jugador es culpa del desarrollador y de la mala detección de movimientos), y pese a sus diferentes niveles de dificultad, pues nos encontramos con un apartado jugable más bien flojete.

El modo multijugador tampoco es que mejore el título mucho, más que nada porque son las mismas pruebas que en un jugador. Lo bueno, eso sí, es que al menos permite jugar a cuatro personas simultáneamente.

 El apartado técnico es otra de las cosas que denotan el poco mimo con el que se ha tratado este juego, el cual se puede tachar de pobre en todos los aspectos. Modelados que en los atletas es solo correcto, pero que en secundarios como reporteros que salen en planos de recursos para comentar las pruebas al principio, son simplemente inaceptables. Por otro lado, la captación de movimientos, si bien en ocasiones puede ser correcta, como en algunos momentos de los saltos de trampolín, por ejemplo, en general son bastante forzadas y bruscas. Las texturas son muy planas y muestran falta de esfuerzo en mejorarlas. El agua de la piscina es una simple capa azul transparente en la cual, cuando nadamos, surge un poco trabajado chapoteo. Lo único decente a nivel gráfico del juego son los reflejos en algunas superficies, y ya está.

Concluyendo, y a modo de resumen, Summer Athletics no va a pasar a la historia de los juegos deportivos. Ofrece una gran cantidad de pruebas y un número aceptable de modos de juego, pero el resto está falto de trabajo y carisma. Unas pruebas poco desafiantes y un control aburrido y a veces poco preciso no son alicientes para dedicar muchas horas a un juego que parece no tener la intención de mantenerte mucho tiempo sentado al sofá.