Portada » Análisis » Summer Athletics

Summer Athletics

 DTP Entertainment nos trae un título que, pese a que nos encontremos en una excelente forma física, acabará por cansarnos. 

Summer Athletics - Análisis

Como cada vez que llega el verano, y junto con el gran acontecimiento deportivo como ha sido en este caso los Juegos Olímpicos de Pekín, algunas desarrolladoras aprovechan la ocasión para sacar títulos que exploten el filón del momento. Puede que debido a esa naturaleza de temporalidad de estos juegos, al final el producto no sea todo lo que habría podido ser, ya sea por cuestiones relacionadas con las fechas demasiado ajustadas para su desarrollo, o simplemente por lo que el juego puede ofrecer.

 En este caso, nos encontramos con Summer Athletics, un juego deportivo (no olímpico) que si bien podría haber tenido cierto gancho con algo más de trabajo, se ha quedado en agua de borrajas. Su principal problema: una gran falta de carisma, un trabajo técnico pobre, una implementación del control en Wii poco imaginativa, y pocos alicientes para seguir jugando una vez echadas un par de horas.

Summer Athletics ofrece modos de juego que, a priori, habrían resultado interesantes. Dispondremos de diferentes disciplinas, a saber: natación, carreras, lanzamientos, saltos, saltos de plataforma, tiro con arco y ciclismo. Dentro de éstas tendremos diferentes pruebas como pueden ser salto de longitud, de altura o con pértiga, diferentes estilos de natación como braza, espalda o mariposa, o diferentes tipos de carreras como relevos y vallas. En general, el título ofrece un gran número de pruebas diferentes a las que jugar de forma tanto individual, como en diferentes competiciones como Decathlon, competiciones cortas, el Desafío Summer Athletics, el Desafío Platino (todas las pruebas), e incluso podremos crear una copa personalizada donde podremos elegir en qué disciplinas competir. Por último tendremos el modo carrera donde podremos crear un personaje a nuestro gusto (dentro, claro está, del limitado editor de personajes, donde las caras, el pelo, e incluso las nacionalidades a elegir para nuestro atleta son bastante escasas), e ir mejorando sus diferentes habilidades a través de los distintos desafíos a los que nos vayamos enfrentando.

 Pero una vez pasada la primera impresión de estar ante un título completo, todo esto se viene abajo con unas pruebas repetitivas que sólo ofrecen emoción las primeras veces que las realizas. Ya sea salto de altura o de trampolín, los movimientos del mando van a ser muy similares: agitar de arriba a abajo, moverlo en círculos, de un lado a otro, mantener Nunchaku y mando arriba o abajo… y poco más. Aun así, sería aceptable si no fuera porque en algunas pruebas la implementación de los movimientos del mando simplemente no tiene sentido. Me explico: no encuentro la relación entre pasar la barra en un salto de pértiga y mover el mando en círculos. Nadar a braza y a mariposa, pese a que en la pantalla te diga que se hace de forma diferente (en una mueves de forma circular hacia adelante los mandos, en otra hacia los lados), al final se podrá hacer, más o menos, como a uno le apetezca. A un servidor le ha reconocido ambos movimientos por buenos en la prueba contraria. Montar en bicicleta y correr tienen el mismo movimiento asignado en el mando, aunque el juego nos diga que son diferentes.