Portada » Análisis » Spirit Camera

Spirit Camera: The Cursed Memoir

Un spin-off descafeinado, corto, repetitivo y sin nada que justifique realmente su compra

Spirit Camera - Análisis

Las batallas consisten en un fantasma pululando por nuestro entorno y que debemos eliminar buscándole con las cámaras de nuestra 3DS, unos combates con 360 grados de libertad en los que una vez encontrado al espectro, habrá que hacerle una fotografía. Lejos de ser divertido, se torna pesado y facilón, y esto solo si no se descalibra el giroscópico de la portátil.

¿Podría haber algo más pesado que esto? Rotundamente sí. Spirit Camera nos obliga a estar todo el tiempo en un lugar bien iluminado y en una superficie plana para colocar el libro RA, todo para que el juego detecte bien la posición del Diario Púrpura, en el cual gira casi toda la acción. Encima, la detección es pésima, ayudado por unas cámaras que empeoran el problema.

Análisis Spirit Camera

Esto supone una contradicción al survival horror. Para potenciar el terror, es recomendable jugar desde siempre en una habitación oscura y con los auriculares puestos, algo que nos sumerge aún más en la aventura. Pero para Spirit Camera necesitarás tener la sala lo más iluminada posible, o encontrarás bastantes problemas para jugar de forma fluida.

Qué feos los fantasmas que pululan por mi casa…

El apartado gráfico de Spirit Camera es muy muy justo, pese a centrarse todo en la Realidad Aumentada. En la mansión estaremos solo al principio, el resto del tiempo sucederá en nuestro entorno y con escenas CGI. Los entes y demás seres paranormales no están bien recreados, les faltan polígonos y mejor definición. La única que se salva es Maya.

Si os preguntáis sobre el efecto 3D estereoscópico, una recomendación personal: no activarlo. Para percibirlo correctamente mientras giras la consola hay que mover también la cabeza… y acabarás mareándote.

 

Rescatar el apartado sonoro, con diferencia lo más destacable del juego. Buena ambientación general y selector de voces inglés - japonés.

Haciendo una valoración general de todo el cartucho, Spirit Camera: La Memoria Maldita tiene muchos más aspectos negativos que positivos. La idea está mal ejecutada y mal llevada a cabo por los chicos de Tecmo. Añade poca diversión al asunto, escasa duración de todos sus modos y varias pijadas para poder ponerte a jugar en serio y nos encontramos ante un cutre spin-off de Project Zero. La idea en sí podía haberse llevado de otro modo, es curiosa cierto, pero si lo encuentras por 10€.

¿Qué opinas de Spirit Camera?