Portada » Análisis » Space Invaders: Get Even

Space Invaders Get Even

Más de tres décadas después, los marcianitos que machacamos en las recreativas vuelven para vengarse de nosotros y sembrar la destrucción en la Tierra.

Space Invaders: Get Even - Análisis

Taito nos trae de vuelta una de las franquicias que vieron nacer a la industria de los videojuegos, Space Invaders, pero al contrario de lo que muchos puedan pensar, esta entrega no va de salvar la tierra del ataque de los alienígenas, sino de ponernos en la piel (o mejor dicho, en el OVNI) de uno de ellos, para vengarnos de la amarga derrota sufrida hace décadas.

 Así, nos encontramos ante un juego que abandona la mecánica de sus predecesores, y nos ofrece, en un principio, tres niveles en los cuales tendremos que esmerarnos en causar el mayor número de destrozos posibles, mientras sobrevivimos al ataque de tanques, aviones y torretas armadas; y buscamos al resto de alienígenas que quedaron atrapados en la tierra. Cuantos más aliens tengamos, más destructivos serán nuestros ataques. Y es que este es uno de los apartados más interesantes de este Space Invaders: tendremos 5 tipos de ataques que, dependiendo del objetivo al que ataquemos, serán más o menos efectivos. Dispondremos desde los típicos disparos que dañarán a los enemigos que tengamos delante, a otros ataques más atípicos, como el que aúna a una gran cantidad de Invaders y los transforma en una bola que va botando por la ciudad de forma aleatoria, destruyendo todo lo que encuentra a su paso. Para cambiar de ataque simplemente tendremos que pulsar el botón 'B' del mando de Wii.

 El manejo de nuestro OVNI será bastante sencillo: con el Nunchuk nos moveremos a lo largo de todo el mapa por el que, según las situaciones en las que estemos, podremos movernos libremente o no; con el puntero designaremos el lugar donde queremos apuntar, con el 'A' dispararemos, el botón 'Z' servirá para darle a nuestra nave un extra de velocidad, mientras que con el 'c' ejecutaremos un rayo devastador, muy al estilo Independence Day, que será de gran ayuda. Por último, si nos quedásemos sin nuestros Invaders, siempre podemos agitar alternativamente el Nunchuk y el Wiimote para pedir refuerzos y que nos envíen munición.

En cuanto al apartado gráfico, Space Invaders: Get Even cumple notablemente para ser un juego de WiiWare. Durante la partida gozaremos de una fluidez constante, sin ralentizaciones, mientras disparamos y nos disparan, entre bombardeos, explosiones y edificios que se derrumban. No es una maravilla técnica, desde luego, pero se agradece que, siendo un juego tan enfocado a partidas inmediatas, se haya puesto un poquito de esmero en recrear las ciudades.

 

El apartado sonoro brilla sobre todo por su discreción. Ciertamente los efectos de sonido acompañarán en todo momento, aunque no sean muy variados, es decir, disparos, explosiones, impactos en edificios, algún que otro avión sobrevolando la zona, y poco más, aunque a decir verdad, mientras juegas, tampoco se echa en falta. La música pasa también a estar en un segundo plano en los niveles, pero repito, que cuando uno está jugando a este título, lo último en que piensa es si la música es o no lo suficientemente épica.

 Por último señalar también que Space Invaders: Get Even permite la descarga de contenido adicional a través de WiiWare, en concreto, más misiones en las que poder jugar. Y es que si algo se le puede achacar al título de Taito, es su muy corta duración, al menos, en un primer momento y sin haber descargado nada.

En definitiva, un título divertido, sencillo y directo, con un apartado visual bastante correcto y una jugabilidad bien diseñada al cuál sólo podemos sacarle como defecto una escasa duración que depende del contenido descargable.