Portada » Análisis » Shaun White Skateboarding

Shaun White Skateboarding

Un juego directo, accesible, sin complicaciones, en el cuál poder realizar trucos sin parar a medida que resucitamos una ciudad de la monotonía y el aburrimiento con toda nuestra habilidad.

Shaun White Skateboarding - Análisis

Los títulos de skateboard no han tenido mucha suerte en Wii. El género, tras dos generaciones anteriores en lo más alto con títulos de gran calidad e innovación, se ha ido estancando, y ha llegado a un punto en el que es diferente ofrecer cosas nuevas sin que nos planteemos si realmente ciertos añadidos son necesarios.

 

No queriendo complicarse la vida, Ubisoft ha creado un juego para aquellos que lo único que buscan es agarrar una tabla y estar durante un rato realizando grinds kilométricos y saltos de distancias imposibles, sin que ello les suponga un proceso de aprendizaje exhaustivo. Así pues, se ha decidido que el famoso deportista extremo, Shaun White, deje por un momento las montañas y su tabla de snow para darse una vuelta por una pequeña ciudad, en el que las tiránicas leyes impuestas por su alcalde han arrebatado el colorido y la alegría al municipio.

Esta sencilla premisa sirve como pretexto para que devolvamos esa vida a los diferentes sectores que conforman el nucleo urbano. Saltando por ciertas rampas, grindando ciertas superficies, o simplemente patinando en unos lugares determinados, veremos cómo el terreno se transforma al instante a nuestro alrededor, llenando los escenarios grises de coloridos murales y convirtiendo planas avenidas o sosas azoteas en lugares sinuosos donde realizar saltos y acrobacias.

Esto será más sencillo que en otros títulos del género. Shaun White Skateboarding - Análisis WiiSaltaremos moviendo el mando de Wii hacia arriba, y el resto de trucos y acrobacias consistirán en combinar tanto el botón A como el botón B junto con la inclinación del mando de Wii hacia algún lado, o el joystick del nunchuck. Realmente, se tarda poco más de 10 minutos en cogerle la mecánica, pero aun así, a lo largo de todos los niveles encontraremos tutoriales y pruebas que poco a poco nos irán desvelando más trucos para que nuestro dominio sobre la tabla sea perfecto. También está la opción de utilizar la Balance Board como forma de control, como ya se hiciera en las entregas de snowboard de Shaun White,  para aquellos que quieran sacar provecho al periférico de Nintendo.

Nos iremos encontrando, como ya se ha dicho, diferentes desafíos a lo largo y ancho de todos los escenarios, que serán vitales para poder pasar al nivel siguiente. Según como los realicemos, obtendremos una medalla de bronce, plata u oro, y de ello dependerá la cantidad de extras que desbloqueemos al terminar una prueba. Estos extras bien pueden ser nuevas canciones, ropas para los skaters, trajes especiales o tablas. En este sentido, sí que hay que decir que Shaun White es demasiado fácil, ya que no será ningún reto completar todas las pruebas con la calificación máxima.