Portada » Análisis » Sengoku Basara Samurai Heroes

Sengoku Basara 3: Samurai Heroes

Are you ready, guys? Put ya guns on!

Sengoku Basara Samurai Heroes - Análisis

Han pasado cinco años desde que Capcom lanzara su primer Sengoku Basara en PlayStation 2, aterrizando en occidente bajo el nombre de Devil Kings. Un beat 'em up  de esos en los que uno tiene que hacer frente a las hordas de enemigos que le salen al paso, basado en el período Sengoku de la historia japonesa. Un concepto poco novedoso y ambientado en un contexto sobreexplotado que aún así, se ha sabido ganar el cariño de numerosos fans con sus posteriores secuelas y revisiones, como el Sengoku Basara 2: Heroes que salió para Wii, e incluso contando su propia serie animada y diversos productos comestibles. Todos ellos exclusivos para Japón.

Sin querer entrar en recreaciones bélicas, los Sengoku Basara siempre han ofrecido acción directa a los jugadores, apostando por una fórmula que mezcla a los personajes más reconocibles del Japón de mediados el siglo XVI, con una estética más actual (y en ocasiones futurista) más propios de un anime. Todo ello con buenas dosis de humor y surrealismo. Una base que se mantiene intacta en este Sengoku Basara Samurai Heroes.

Sengoku Basara Samurai Heroes Análisis

La batalla entre la luz y la oscuridad

Sin Oda Nobunaga (aunque presente en el juego) y con Toyotomi Hideyoshi derrotado a principios del juego a manos de Tokugawa Ieyasu, Japón vuelve a fragmentarse y a sumirse en el caos. Así da comienzo la historia de esta tercera entrega que en esta ocasión se centra principalmente en la lucha por ser el último de los unificadores del país del sol naciente entre el citado Ieyasu (más maduro que en anteriores entregas) y Mitsunari Ishida.

Las historias propias de cada personaje, comunes en las anteriores entregas, dan paso a un telón único que los envuelve a todos: el conflicto entre el ying y el yang representados por los dos protagonistas. De este modo, las historias de todos los demás personajes acaban desembocando en uno de los dos bandos de la batalla de Sekigahara. Este protagonismo tan marcado, provoca que de primeras los demás personajes queden relegados a un segundo plano, aunque se solventa en la segunda ronda al modo Crónica de héroes.

La lista de personajes seleccionables la componen un total de 16, entre los que se encuentran cinco caras nuevas como el propio Mitsunari Ishida, Kanbei Kuroda o Magoichi Saika por citar algunos. A ellos hay que sumar otros doce personajes no jugables (cinco de ellos también se estrenan) a los que nos enfrentaremos durante el juego. Cada uno de estos veintiocho personajes tendrá su propia personalidad y estilo de lucha, que junto a sus diseños estilo anime, les dotarán de bastante carisma. Y hablando de diseños, al igual que sucede con la historia, Capcom sigue haciendo su propia reinterpretación de cada uno de ellos, al transformar a Tadakatsu en un robot, añadiendo sierras eléctricas como armas o convirtiendo a Magoichi en una mujer.