Portada » Análisis » Sakura Wars: So Long, My Love

Sakura Wars: So Long, My Love

It's showtime!

Sakura Wars: So Long, My Love - Análisis

Sería imposible enumerar la gran cantidad de magníficos títulos que nunca han salido de Japón, cuna por antonomasia de los videojuegos, así como los llantos de los aficionados a este mundillo, frustrados ante la imposibilidad de degustar tanta delicatessen oriental. Por suerte, en un año en que el catálogo de Wii se llena mes tras mes de títulos de calidad y renombre, los paladares más selectos van a tener la oportunidad de deleitarse con pequeños manjares como este Sakura Wars: So Long My Love, última entrega de una prolífica serie de videojuegos desarrollada por SEGA que se estrenó allá por el lejano 1996 en Sega Saturn, y que desde entonces ha hecho su aparición en todo tipo de sistemas, para llegar por primera vez a Europa en exclusiva para la sobremesa de Nintendo.

sakura wars so long my love análisis wii revogamers

Ambientado en unos imaginarios años 20 donde máquinas y tecnología funcionan propulsados por la fuerza del vapor, el juego cuenta la historia de superación y amistad del joven Shinjiro Taiga, teniente de la Armada imperial, que por recomendación de su tío resulta destinado a la ciudad Nueva York para formar parte de la New York Combat Revue, una división especial encargada de la defensa de la famosa urbe frente a las fuerzas demoníacas que anhelan su destrucción. Durante sus peripecias nuestro protagonista irá estrechando su  relación con el resto de componentes de su equipo, que a modo de tapadera de sus labores justicieras actúan y trabajan a diario en un pequeño teatro enclavado en el corazón de la Gran Manzana, el LittleLip Theater. A pesar de ser arquetipos dibujados con brocha gorda, los estrambóticos personajes que pueblan el curioso plantel del juego -como Gemini Sunrise, una simpática pelirroja cowboy que vive junto a su caballo, o Rosita Aries, una niña huérfana, glotona y virtuosa de las armas- nunca dejan de ser entrañables y consiguen con facilidad que esbocemos más de una sonrisa, en una historia que no destaca por su originalidad.

En todo caso nos sorprenderán las conversaciones y situaciones de claro contenido sexual que de vez en cuando surgen en el desarrollo de la historia, y que nos recuerdan que estamos ante un producto fruto de la cultura nipona, con diferentes concepciones y tabúes a los nuestros.

sakura wars so long my love review wii revogamers

La cualidad más destacable y loable de Sakura Wars probablemente sea su mecánica jugable, en tanto que presenta un extraño híbrido de géneros, sin parangón en el resto de títulos de la consola, y que mezcla sin ningún pudor y con notables resultados, la aventura interactiva -con pinceladas de simulador social- con el RPG de estrategia (SRPG o Strategy Role Playing Game).

En primer lugar, gran parte del juego consiste en una aventura conversacional regida por el sistema LIPS (Live & Interactive Picture System), que por un instante nos recordará a los juegos de Phoenix Wright, con pantallas estáticas y cientos y cientos de líneas de textos, no aptas para los jugadores con menos paciencia. Sólo pasaremos a pequeños entornos 3D para desplazarnos entre distintas localizaciones.