Portada » Análisis » Ridge Racer 3D

Ridge Racer 3D

Namco Bandai pone a Nintendo 3DS a más de 350km/h.

Ridge Racer 3D - Análisis

No tenemos que esperar demasiado para tirar hacia arriba la pestaña del 3D y empezar a disfrutar de las tres dimensiones, porque este efecto hace acto de presencia desde el mismo momento en que salta el vídeo de la presentación del juego, con una Reiko Nagase a los mandos del Evolver Type-S que termina lanzándonos sus gafas contra la pantalla. Parece que los chicos de Namco Bandai le han cogido el gusto a esto de lanzarnos distintos objetos contra nosotros, intentando dar la sensación de que estos cruzan el cristal de la pantalla superior, ya sea en forma de confetis, hojas, agua o avionetas, entre otros. La verdad es que muy rara vez consiguen transmitir dicha sensación, salvo en algún que otro momento de mayor tensión, que inconscientemente, provocará que movamos la cabeza para intentar distinguir lo que tenemos delante. Para todo lo demás, el efecto 3D encaja a la perfección con el género de conducción, dotándolo de profundidad. Una profundidad que ayuda a medir mejor las distancias, a coger mejor los rebufos o a lanzarse en la entrada de una curva para así lograr espectaculares adelantamientos.

 

Análisis Ridge Racer 3D - Nintendo 3DS

 

Prohibido pulsar el freno

Acelerar y saber soltar dicho botón antes de una curva será principalmente la base del sistema de control de este arcade de conducción llamado Ridge Racer. Y es que junto al Circle Pad, que se adapta al dedo a las mil maravillas, normalmente sólo usaremos tres botones: acelerar y los gatillos L y R para los nitros. En cuanto al uso de la pantalla táctil, ésta queda relegada al uso del mapa, las clasificaciones y a la elección entre la cámara interior o exterior del coche.

Respecto al apartado sonoro, Ridge Racer 3D apuesta principalmente por la música electrónica con siete discos, cada uno con sus respectivos cinco temas. Entre estas canciones se encuentran diversos temas totalmente nuevos que a su vez están acompañados por algunos clásicos de la saga como Move Me, DareDevil o Drive U entre otros. Por su parte, los efectos sonoros cumplen correctamente su papel y en ocasiones comparten protagonismo con los diversos comentarios en inglés por parte de los dos comentaristas del juego.

En resumidas cuentas, Ridge Racer 3D ofrece a los jugadores un buen arcade de conducción que huye del realismo característico de los simuladores, hasta tal punto que en ocasiones veremos como nuestros vehículos toman las curvas marcha atrás. El juego ofrece grandes dosis de velocidad, diversión y un buen número de horas de juego que a buen seguro harán las delicias de todos aquellos que disfruten con que este género. Pese a ello, también tiene sus problemas como son la escasa dificultad durante los primeros 30 eventos, junto a que los quince escenarios (y sus respectivas versiones simétricas e inversas) se terminan repitiendo demasiadas veces. Sumado a su vez al estancamiento gráfico de las saga en las portátiles y a la incomprensible ausencia del modo online hacen que Namco Bandai tenga un gran margen de mejora en caso de querer seguir apostando por nuevos Ridge Racer en Nintendo 3DS.

::¿cómo valoras tú Ridge Racer 3D?::