Portada » Análisis » Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale

Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale

De granjeros y hadas.

Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale - AnŠlisis

Tras el éxito cosechado por el notable Story of Seasons, la última iteración en la rebautizada Harvest Moon, Marvelous ha aprovechado para continuar con una de sus franquicias no tan conocida por Occidente: PopoloCrois. Al contario de lo ocurrido con Story of Seasons, Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale viene marcado por llegar sin localizar a nuestro idioma y exclusivamente digital, algo que puede mermar el interés del consumidor. No obstante, este crossover de ambas franquicias parece la ocasión ideal para dar a conocer esta saga y adentrarnos en un JRPG clásico con combates aleatorios por turnos, inspirado en  un mundo de fantasía que integra elementos del simulador de granjas.

Héroe sin pelo en pecho 

Érase una vez un apacible reino amenazado por GamiGami, el Rey Diabólico, y sus secuaces, el Barón Negro y Trixie. Estos malhechores campaban a sus anchas, pero el jovencísimo principe Pietro, con la ayuda de la aprendiz de bruja Narcia y el noble Caballero Blanco, lograron no solo derrotar al malvado GamiGami sino que también convertirlo en su amigo. Así, la paz imperó de nuevo en el reino de PopoloCrois... por poco tiempo. Noticias de oscuras criaturas se difunden a todos los rincones del reino. Unos seres de maldad pura y origen desconocido siembran el terror a su paso al mismo tiempo que contaminan la tierra con sus viles emanaciones. Los granjeros temen por sus cosechas y un aciago futuro aguarda al reino.

Pero en tiempos oscuros también hay lugar para las celebraciones. Pietro cumple 13 años y subditos y emisarios de otras tierras se reúnen para celebrarlo. Es entonces cuando una misteriosa visitante de otro mundo, que fue asolado por las mismas infames criaturas, llega con noticias esperanzadoras. Marmela viene de Galariland, y trae consigo el conocimiento para derrotar a las Bestias Oscuras. Sin embargo, las apariencias engañan, y de forma inesperada Pietro acaba en Galariland. Allí, con la ayuda de viejos y nuevos amigos, emprende una heroica aventura para salvar no uno, sino dos mundos.

Así comienza Return to PopoloCrois: A Story of Seasons Fairytale, con una larga introducción que nos pone en situación y nos da una pequeña muestra de lo que será el combate y la agricultura. Un inicio algo pesado que enseguida dejamos atrás cuando el juego despega y nos metemos de lleno en una maravillosa historia de amistad, llena de carismáticos personajes y divertidas situaciones. Hay que destacar el excelente trabajo de doblaje (inglés y japonés), que logra elevar las conversaciones a otro nivel y encaja a la perfección con el ambiente y el carácter de personajes como el inocente y valeroso Pietro o las hilarantes hadas.

Granjero a tiempo parcial

Aquí la agricultura constituye un pilar fundamental de la historia, lo que crea el entorno perfecto para introducir las mecánicas de Story of Seasons. Al igual que en este, estamos al cargo de nuestra propia granja, donde podemos cultivar y cuidar de animales. Pero, en esta ocasión, primero somos héroe y luego granjero, por lo que es de agradecer que estas actividades se hayan simplificado de forma que bien podríamos considerarlas un minijuego opcional, que recompensa el tiempo que invertimos en él sin ocuparlo por completo. Así pues, cultivar nunca ha sido tan sencillo: las cosechas no se marchitan, en lugar de estaciones hay terrenos temáticos y las plantas crecen en tiempo real mientras disfrutamos de la partida.

El proceso es el de siempre: labramos una porción del terreno con un golpe de azada, echamos las semillas que se puedan usar, regamos con la regadera sin fondo y transcurrido un tiempo, recogemos el resultado que podemos vender mediante un baúl de envíos o utilizar de diversas formas, como mantener el nivel de alimento en el comedero de nuestros animales (único cuidado que requieren las bestias además de hablarles ocasionalmente o darles premios).

La recolección de recursos es otra actividad secundaria heredada de Story of Seasons. Pertrechados con un martillo, podemos ir en busca de las númeras menas de mineral dispersas por el mapa, cada una de las cuales puede dar un tipo concreto de materiales. Estos tienen su utilidad en un proceso llamado síntesis, del que hablaremos mas adelante. También podemos cazar insectos, en sus respectivos puntos de captura, que el coleccionista estará ansioso por comprar. Primero, nos entrega una cartilla de premios con casillas que se rellenan dependiendo de la rareza del insecto que le llevemos, y luego, cuando la completamos nos da una jugosa recompensa y una cartilla nueva. Todas las herramientas se pueden mejorar si dedicamos suficiente tiempo a las respectivas actividades.

El último elemento que adopta Return to PopoloCrois es el de las relaciones sociales. En cada pueblo que visitamos hay una chica especial que ha sido bendecida con determinados dones y con la que podemos trabar amistad. Pietro, que ya tiene a su amada Narcia, es un niño muy sociable que no puede evitar flirtear con estas jovencitas mientras las agasaja con regalos. Con el tiempo, y con los regalos acertados, la relación va mejorando y conocemos más acerca de la chica en cuestión, hasta que finalmente nos otorga su don. El juego cuenta con un conveniente sistema de avisos que nos alerta cuando una chica nos echa de menos, un cultivo necesita agua o la cosecha está lista para recoger.