Portada » Análisis » [Retroanálisis] Streets of Rage

Streets of Rage

El mítico juego de Mega Drive del que nació una de las mejores trilogías de los 16 bits.

[Retroanálisis] Streets of Rage - Análisis

Pero lo grande de Streets of Rage era lo que era capaz de transmitir con cada nivel, algo fruto de una perfecta sintonía entre escenarios y música. Ya fuera por las corruptas calles de la ciudad, en la playa, en el ferry, una fábrica o subiendo en un ascensor exterior a lo alto de un altísimo rascacielos. Los escenarios estaban llenos de detalles y se ayudaban de elementos animados, no eran simples zonas estáticas. Máquinas funcionando, bolsas de plástico movidas por el viento, las olas del mar o el vaivén del barco al surcar la costa.

La música no le iba a la zaga y, retrospectivamente, es probablemente el mejor apartado de todo el juego. Se pueden superar los gráficos, se pueden pulir los controles, aumentar las opciones de juego y hacerlo más grande, pero una pieza musical buena lo es ahora y lo será siempre.

[Retroanálisis] Streets of Rage

Streets of Rage tiene una banda sonora absolutamente espectacular que pone en situación al jugador, no sólo a la hora de dar mamporros, sino para transportarlo a las calles de una ciudad corrupta y azotada por el crimen. Melodías rítmicas, callejeras, con elementos urbanos de fondo, como sirenas de policía o bocinas de barco, acompañando perfectamente el ritmo.

Cerrando los ojos, uno es casi capaz de olvidarse de que está jugando a un juego y puede imaginarse a Axel Foley haciendo de las suyas en Beverly Hills o Roger Murtaugh soltando su famoso: `estoy mayor para esta mierda´.

[Retroanálisis] Streets of Rage

Streets of Rage es un magnífico exponente de un género que hoy en día ha evolucionado a algo mucho más cinemático. Una época en la que todo era más sencillo y más lineal. ¿Mejor? No, sólo diferente, pero en este caso, deliciosamente diferente.

¿Qué opinas de Streets of Rage? ¿Qué recuerdas de él?