Portada » Análisis » Retroanálisis - Resident Evil 2

Retroanálisis - Resident Evil 2

Así comenzó la amistad zombi de Capcom con Nintendo.

Retroanálisis - Resident Evil 2 - Análisis

Resident Evil 2, como juego, presenta un esquema de control ortopédico que ha sido marca de la casa en casi todas sus entregas, avanzando siempre pulsando arriba, retrocediendo con abajo y girando con izquierda y derecha. Una configuración un tanto tosca para quién esté acostumbrado a moverse libremente en tres dimensiones, pero que en la época cumplía de sobra su propósito. Quizás tenga que ver también con la ausencia de cámara móvil, ya que el juego utiliza planos fijos por los que nos vamos moviendo, una manera de aumentar la tensión al no saber que hay detrás de cada esquina y de paso ofrecer unos fondos pre-renderizados de una calidad excelente (sobre todo si los comparamos con los elementos interactivos del juego).

Luego están las características que hacen que Resident Evil 2 sea un survival horror, y no lo que es a día de hoy la serie. Nuestro personaje tiene un inventario bastante limitado y no puede soltar objetos en el suelo en ningún momento (esto es un absurdo, pero la memoria de la época no hacía maravillas), por lo que hay que recurrir a una serie de baúles que hay en ciertos lugares para soltar y recoger objetos, baúles que poseen poderes que escapan de la comprensión humana, ya que lo que se guarde en uno de ellos estará disponible en el resto. Disponemos también de máquinas de escribir para guardar nuestra partida, un proceso que consumirá cinta de tinta, algo que nos obligará a no poder guardar siempre que queramos.

Pero sin lugar a dudas, el punto más survival es la munición que hay para nuestras armas, ya que sólo podemos encontrarla en lugares concretos y es la que hay, no se reproduce ni aparece mágicamente al derrotar enemigos, por lo que hay que pensar a qué le disparamos y no desperdiciar ni una sola bala.

En definitiva, hablamos de un juego que, pese a que no inventó el género, sus características únicas, como tener de tiempos de carga las puertas que se abren sin ver qué hay detrás, y su universo lleno de posibilidades le hicieron convertirse en un referente. Su único problema es que puede resultar algo corto, pero precisamente por ello consigue que sea un título rejugable y nos ofrece extras por completarlo en poco tiempo.

Retroanálisis - Resident Evil 2

¿Qué te pareció Resident Evil 2? ¿Qué recuerdos te trae este juego?