Portada » Análisis » Retroanálisis - Diddy Kong Racing

Retroanálisis - Diddy Kong Racing

Monerías por tierra, mar y aire.

Retroanálisis - Diddy Kong Racing - Análisis

También está trabajado el mundo exterior por el que nos movemos. Pese a que puede parecer vacío y soso, oculta algunos secretos y sirve de circuito para los retos de vehículo que nos ofrece Taj el mago, unos retos que sirven de paso para practicar el control de cada vehículo. Aquí está la otra gran distinción de este juego, el uso de diferentes vehículos: coche, hovercraft y avión; para tierra, agua y aire respectivamente. En un principio cada nivel tiene un transporte asociado, pero en algunos de ellos tendremos la opción de elegir el que más nos guste, y así de paso ofrecer un circuito con diferentes posibilidades. Las físicas de movimiento de cada uno de ellos está muy bien lograda, especialmente el hovercraft en el agua, tan bien conseguida que más de una vez nos dará un dolor de cabeza y desesperación por no tener un movimiento más tradicional en las curvas.

Pero un modo historia no es lo único que puede ofrecer DKR. Tenemos contrarrelojes con un tiempo ajustado a superar (pero con una recompensa suculenta si los vencemos todos) y, por supuesto, un modo carrera para competir sólo o con amigos – la manera de conseguir que el juego sea eterno. Jugar con gente siempre es divertido, y los juegos de carreras son una de las mejores opciones que hay, y DKR cumple muy bien su papel. 

Retroanálisis - Diddy Kong Racing

Otro detalle interesante en este título son los objetos power-ups. En lugar de ofrecer una lista enorme, sólo dispone de cinco de ellos, cada uno disponible dentro de globos de un color determinado, por lo que no hay tanto lugar al azar como ocurre en Mario Kart. Por otra parte, en caso de que atravesemos varios globos de un mismo color seguidos, nuestro objeto puede cambiar hasta dos veces, obteniendo así una versión mejorada del mismo, con lo que se pretende que el usuario quiera perseguir un power-up determinado en un nivel concreto y tenga que esperar hasta que pueda tenerlo disponible, una manera de crear `tácticas de carrera´.

Retroanálisis - Diddy Kong Racing

Basicamente, Diddy Kong Racing sentó bases, muchas de ellas serían usadas luego por otras compañías e incluso en la propia Nintendo en Mario Kart. La pena es que una segunda parte nunca se verá por la marcha de Rare a Microsoft, pero al menos hay una versión de este clásico en Nintendo DS, con algunas mejoras y cambios (entre ellos, de personajes por tema de propiedad) que puede disfrutarse estos días. Sin lugar a dudas, ya sea el remake o el original, esto es una joya que fans de Rare, de la soberbia música de David Wise o de Mario Kart no pueden perderse.

¿Qué te pareció Diddy Kong Racing? ¿Te gustaría una segunda parte, verlo en la Consola Virtual?