Portada » Análisis » Rayman 3D

Rayman 3D

El emblemático héroe de Ubisoft se escapa por enésima vez en un port directo de sus predecesores que sorprende por su calidad, pese a no aportar prácticamente nada nuevo.

Rayman 3D - Análisis

Corría el año 1999 cuando aparecía en las consolas de la generación del momento Rayman 2: The Great Scape. Nintendo 64Playstation y PC recibieron éste título que consagraba al héroe del cuerpo flotante en los juegos de plataformas en tres dimensiones. The Great Scape atesoraba un genial diseño de niveles y unos personajes memorables, así como un apartado artístico y gráfico sobérbio para la época, rematado por una banda sonora que gustó a casi todo el mundo.

Rayman 3D - Análisis Nintendo 3DS

Tal fue el éxito de crítica del título, que Ubisoft decidió  un año más tarde llevarlo a las consola s de la siguiente generación, en una entrega seguía ofreciendo esa aventura mágica de un año atrás en toda su esencia. Pero no fue aquí donde se detuvo el afán de Ubisoft por llevar la que se considera la mejor (y primera) aventura de Rayman en polígonos a cada vez más personas. También Nintendo DS, iPad e incluso iPod Touch recibieron su correspondiente dosis de la escapada de Rayman.

Llegamos a 3DS, y nos encontramos con que Ubisoft ha aprovechado el lanzamiento de la consola para colocar un buen número de títulos desde el primer día, pero la mayoría de dudosa calidad. Entre un más que mejorable Asphalt 3D, un plataformas demasiado sencillo como es Rabbids 3D, o el desafortunado port de Splinter Cell: Chaos Theory, lo cierto es que esta  entrega de The Great Scape, innumerable ya entre sus predecesoras, se perfila como uno de los mejores títulos de la compañía francesa para los primeros meses de vida de la nueva portátil de Nintendo.

¿Pero por qué se puede calificar de notable este juego que,Rayman 3D - Análisis Nintendo 3DS en relación a sus anteriores entregas en otras plataformas, no aporta prácticamente nada al mundo de los videojuegos? Básicamente porque de todos los juegos de Ubisoft para el estreno de 3DS, este es el más honesto. No pretende ofrecer nada nuevo, y no lo hace. No pretende envolver un juego de hace más de 10 años con nuevas funciones innecesarias, metidas con calzador para justificar su reedición y no lo hace. Pretende ofrecer un remake que acerque nuevamente esta aventura a los usuarios de 3DS, sin perder un ápice de la esencia de las anteriores entregas que vieron la luz en sobremesa, añadiéndole un discreto pero acertado uso de las 3D estereoscópicas, y eso es precisamente lo que hace.

La premisa del juego, para aquellos que aun no lo hayan jugado, es bien sencilla. Unos piratas han atacado a la esencia del mundo, fragmentándola en 1000 lums que están dispersos por todo el planeta. A su vez, Rayman y su amigo Globox son capturados por los villanos, y en su huída Rayman descubre tras cosas. Primero, que ya no tiene sus poderes de antaño, por lo que su labor de salvar el mundo no va a ser pan comido. Segundo, que su amigo Globox ha desaparecido y que probablemente haya vuelto a ser capturados por los corsarios de hojalata. Y tercero, que efectivamente la energía que forma el mundo ha sido dañada por estos villanos, y la única salida de salvar el planeta, así como de recuperar plenamente sus poderes es invocar al mismo dios creador del mundo Polokus, mediante la recuperación de unas máscaras.

Esto sirve como arranque para iniciar una aventura que para muchos (incluído el que suscribe estas líneas) está en el top diez de los mejores plataformas tridimensionales jamás creados. ¿Y por qué es tan genial esta aventura de Rayman? Primeramente por gozar de unos mundos creados con mucho mimo, donde el diseño artístico es el principal artífice para ofrecer escenarios inmersos en atmósferas mitad mágicas, mitad misteriosas, con todo el histrionismo y humor que caracteriza al universo de Rayman.