Portada » Análisis » Raving Rabbids: Regreso al Pasado

Raving Rabbids: Regreso al Pasado

Horas y horas de ¡¡Waaaaaaaaaaaa!!

Raving Rabbids: Regreso al Pasado - Análisis

La locura vuelve a instalarse en nuestras consolas de manos de los conejos más locos de la historia.Los antiguos secuestradores de Rayman (independizados de la mascota de Ubisoft) vuelven a las andadas: disfraces locos, ocurrencias disparatadas, lavadoras/Delórean y muchas, muchas, escobillas de baño.

Raving Rabbids: Regreso al Pasado - Análisis Wii

Si algo caracteriza a los Rabbids no es sólo su intención de divertirnos con sus minijuegos, sino divertirnos con ellos en sí. Con cada entrega anual han ido puliendo todo lo que rodea a estos grillados roedores, a estas pequeñas plagas de la naturaleza (si es que somos capaces de imaginar una naturaleza tan cruel) y nos encontramos ante unos protagonistas de pleno derecho, maduros en su concepto y que están preparados para trascender los videojuegos con una serie de televisión.

De hecho, lo mejor de este Rabbids es, sin duda alguna, las trastadas y ocurrencias de estos bichejos. Una mirada aviesa es la precursora de una maldad que no conoce límites (como usar un extintor para inflar a una pobre vaca), maldad que suele acabar con descacharrantes resultados. Y lo peor ha ocurrido: tienen una máquina del tiempo. Una lavadora con “Condesador de Fluzo” con la que aterrizan en un museo de historia y con la que se dedicaran a recorrer las diferentes épocas, reescribiendo acontecimientos clave para la humanidad.

Raving Rabbids: Regreso al Pasado - Análisis WiiRaving Rabbids: Regreso al Pasado - Análisis Wii

Nuestra aparición es el desencadenante del minijuego: disparar (escobillas de baño) a rocas en busca de oro mientras descendemos la montaña en carretas, avanzar por el reino de Camelot con Excalibur (o una escobilla de baño), volar por unos Estados Unidos Coloniales después de chafar el experimento de la cometa a Benjamin Franklin, comer judías por un Titanic que se hunde (por nuestra culpa)…

Los minijuegos se engloban en áreas, fijadas por su planteamiento y tipo de control. Tendremos los niveles plataformeros, en los que habrá que llegar a una meta o recoger elementos de los escenarios. También tendremos los juegos basados en el vuelo: con el Wiimote manejaremos el ala derecha y con el nunchuk la izquierda. Combinando su posición giraremos, subiremos y bajaremos.