Portada » Análisis » Professor Heinz Wolff's Gravity

Gravity

El Prof. Heinz Wolff se atreve con el mundo virtual y nos propone como aprender física sin dormirnos de aburrimiento en el intento.

Professor Heinz Wolff's Gravity - Análisis

 

 

Imaginaos un juego de puzles. Imaginaos un juego cuya jugabilidad se basa exclusivamente en su motor de física, utilizando la fuerza de la gravedad para avanzar. Imaginaos un juego cuya meta, en cada misión, es accionar un interruptor con una bola que lanzas desde un agujero o con algún objeto que haya sido golpeado por la bola. Suena a WiiWare, ¿verdad? ¡Pues no!

 La primera cosa que choca de este juego, desarrollado por Deep Silver, es que, pese a tener un planteamiento 100% WiiWare, ha salido en formato físico. Professor Heinz Wolff's Gravity es un título multiplataforma (Wii, PC, y NDS) avalado por el profesor de física Heinz Wolff, conocido por sus colaboraciones en programas de radio y televisión en Gran Bretaña. Pero, ¿qué nos espera dentro de esta su primera incursión en el mundo virtual?

Professor Heinz Wolff's Gravity dispone de dos estilos de juego, el normal y el modo grupo. En el juego normal podremos elegir uno de los 100 niveles y resolver el puzle. Para hacerlo dispondremos de unas piezas que podremos colocar en el escenario y hacer que la bola o carrito que sale del agujero golpee o haga golpear a alguno de los objetos puestos hasta llegar al interruptor. Tan simple como parece, pero desafiante como el que más, a la par que rejugable. Resolver aquel puzle imposible te hace sentir realmente bien, y se agradece.

El manejo del juego es simple, seleccionaremos con el puntero el objeto que queramos desplazar, lo podremos rotar con el Nunchuk o chocándolo contra el terreno y lo podremos colocar en el escenario con el botón A. Si nos quedamos atascados, también podremos comprar una serie de pistas para resolver el escenario con los puntos que hayamos ganado al completar los niveles anteriores. Dentro de este modo también podremos coger el juego libre, en el que podremos jugar libremente con el motor de física, sin tener un objetivo concreto. En él comprobaremos lo bien que responde dicho motor, pero por otro lado, también seremos testigos de algunos fallos menores como que algunas piezas se queden atascadas en las paredes y las atraviesen si se mueven muy rápido (y cuando digo muy rápido, es realmente rápido) y que, aunque apenas influyan en la jugabilidad, serán un poco feos de ver.