Portada » Análisis » Pilotwings Resort

PilotWings Resort

Volando en círculos alrededor de la isla Wuhu hasta que se apague la luz de la batería.

Pilotwings Resort - Análisis

Pilotwings Resort es uno de los dos juegos (si se cuentan las tres ediciones de Nintendogs + Cats como uno solo) desarrollados por Nintendo (este, junto a Monster Games) presentes desde el lanzamiento de Nintendo 3DS. Si esto no fuera suficiente motivo como para tener que cargar un gran peso sobre sus hombros a ojos de muchos, además hereda el nombre de una franquicia clásica de la compañía y de uno de los títulos de mayor éxito para Wii. ¿Serán capaces los motores de aguantar tanta presión, o se hundirán las expectativas en un mar de decepciones?

Relajación + Habilidad

Esa es la fórmula del combustible de Pilotwings Resort. No es un juego de emociones fuertes ni de diversión en el sentido estricto de la palabra, aquí tan solo hay una gran isla que recorrer con varios vehículos voladores completando misiones de diferente índole o encontrando pequeños secretos en cada rincón para desbloquear más opciones de vuelo.

Nada más empezar, el jugador prueba los tres medios de transporte básicos (avión, jet pack y ala delta) y pasa a ser miembro del Club de Vuelo, poniendo su firma en un carnet que se podrá ver desde el menú principal para consultar el tiempo total de juego y los progresos hechos en general. Para los que quieran compartir el juego sin mezclar los progresos de varias personas, hay que decir que se pueden guardar hasta cuatro perfiles independientes.

Y a continuación, se abre el acceso a los dos modos principales de este Resort para aviadores: Misiones y Vuelo Libre. El primero de ellos está dividido en cinco bloques donde generalmente hay que surcar los cielos atravesando aros guía, recolectando puntos e intentando al final hacer un aterrizaje impecable en el menor tiempo posible. En función de la actuación, se otorgarán hasta tres estrellas por misión (aunque hay un indicador especial en caso de que se obtenga el máximo de puntos posibles); y consiguiendo 18 tras completar todas las misiones de una sección se desbloquea la siguiente.

En cuanto al Vuelo Libre, resulta ser prácticamente una conversión de la modalidad de Vuelo de Wii Sports Resort: también hay 75 puntos de información que recolectar, tres horarios en los que volar y una gran cantidad de globos que reventar para aumentar el límite de tiempo en vuelo… Sin embargo, incluso si ya se completó en Wii en su día, los nuevos vehículos permiten nuevas posibilidades, y tras superar más o menos la mitad de misiones aparecen coleccionables específicos para cada nave que otorgarán dioramas que se podrán visualizar en el menú principal.

Un amanecer sobre el mar a 500 metros de altura

¿Y qué pasa con la otra mitad del juego, la relajación? Si bien se requieren movimientos bastante precisos para conseguir la máxima puntuación y hallar todos los secretos (algo para lo cual el Circle Pad funciona a la perfección, aportando toda la gama de pequeños movimientos necesarios para evitar desastres aéreos en el momento más inoportuno), Pilotwings Resort no está pensado para usarse rompiendo la barrera del sonido, sino para disfrutarlo pausadamente, contemplando las bonitas (y ya familiares para los veteranos de Wii) vistas que ofrece la isla y percatándose de la melodía de fondo.