Portada » Análisis » PES 2009 Wii

Pro Evolution Soccer 2009 (PES Wii)

El toque con tiralíneas de Konami lleva el fútbol total de Wii a un nuevo nivel. Analizamos cómo.

PES 2009 Wii - Análisis

La temporada pasada los usuarios más atrevidos de Wii se lanzaron a entrenar con la nueva forma de jugar que proponía Konami. Un barullo de flechas y balones al punto que fácilmente convencía a los puristas del deporte rey que lo dominaran, pero que muy difícilmente entraba por los ojos, y ni mucho menos agradaba a los hechos al PES clásico. Para los que se cansaron de intentar mostrar las bondades de aquel sistema de control y para los que se vieron intrigados pero no dieron el paso a la nueva forma de jugar llega PES 2009: con un cura excusas para los clasicotes, un refinamiento para los que se unan este año y -una de las claves- un modo cooperativo estelar que puede hacer campaña para los primeros y extender las posibilidades hasta el límite para todos.

Dispones de varios artículos y vídeos sobre PES 2008 y 2009 en sus fichas, para entender este control Wii del que hablamos. Básicamente, con él puedes lanzar a correr a cualquier jugador en tu campo de visión, en la dirección y con la longitud de carrera que quieras (utilizando el puntero), y lo mismo con el balón, consiguiendo jugadas mucho más dinámicas y que utilizan el terreno de juego de una forma más cercana a un partido real.

 

 

Evolución profesional

Lo primero exigible a esta continuación era, por tanto, que aquel sistema se mejorara para que PES 2009 fuera más sólido y no perdiera la genial idea original. Con mucho cuidado, casi podría parecer tímidamente, Konami lo ha conseguido. El nuevo PES consigue secuencias casi sacadas de la tele, jugadas de un realismo (en la mecánica, se entiende) aún más fuera de lo virtual.

Se ha tocado la defensa, ahora más espabilada. Se ha mejorado la reacción general de los jugadores, con un portero capaz de sacar rápido y unos mediocampistas más sueltos a la hora de pasar, incluso al primer toque. Funciona también mejor el dibujo de carreras mediante arrastrar y soltar. Por último, los principales cambios introducidos en el control son aciertos redondos: disparar apuntando con el B (sin quitar la opción de disparo automático) y defender moviendo al jugador de presión con el joystick (manteniendo las formas de presión al hombre clásicas). Jugar a este fútbol de flechas es algo más vivo y satisfactorio, digno de enseñar a cualquier futbolero. Un apunte: el sistema de penaltis debería haberse incorporado al de faltas, porque aunque se pueden dirigir, no son muy interesantes.

Sin embargo, esto es un Pro, y no podían faltar a la cita los errores absurdos. Hay momentos en los que el jugador que corre a recibir no es el idóneo, que otro se queda congelado ante el balón o el rival, o que las reacciones parecen simplemente no funcionar. Qué se le va a hacer, es algo a pulir pero que muchas veces se acepta con filosofía (cosas similares pasan en un día malo de tu equipo, a fin de cuentas). También asistirás a una sesión de rebotes favorables al contrario en el frontal de tu área para que marque cuando el juego así lo desee, algo inherente al PES. Llamémoslo "handicap forzado".

 

Estas torpezas se perdonan automáticamente cuando sale una jugada "de libro", de esas imposibles en cualquier otro juego. Si la jugada, además, se ha preparado en modo cooperativo, el perdón es perenne. Pero para conocerlo, primero recordemos que PES 09 incluye control clásico.