Portada » Análisis » OlliOlli

OlliOlli

OlliOlli lleva el frenetismo del skate a unas divertidas 2D, cross-buy incluido.

OlliOlli - AnŠlisis

La época de los 128 bits fue muy prolífica en  lo que se refiere a juegos de skateboarding, y gran culpa de ello lo tuvo Activision con su exitosa franquicia Tony Hawk. De hecho, numerosas licencias como Los Simpsons o los personajes de Disney tuvieron su propio título de skate, pero como todo boom, el género cayó en el olvido. Pero los chicos de Roll7, remando a contracorriente de la industria, han decidido sacar adelante OlliOlli, una propuesta sencilla pero tremendamente divertida, apostando por las 2D y un frenetismo que engancha como pocos.

Los usuarios de PlayStation seguro que ya han oído hablar de este OlliOlli, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha estrenado en Wii U y Nintendo 3DS. La obra mantiene la misma base jugable junto a su adictiva fórmula, pero adaptándose a las consolas de Nintendo sin ninguna novedad visible. Aun así, nos encontramos ante un notable juego que nos brindará sin lugar a dudas horas y horas de diversión. ¡Y con cross- buy!

Diversión y dificultad a partes iguales

Siendo franco, a OlliOlli le faltan algunos detalles para ser brillante, pero tampoco pretende serlo. Su máxima premisa es mantenernos durante horas pegados a nuestra Wii U o Nintendo 3DS, y lo consigue, vaya que si lo consigue. Escenarios bidimensionales y un skater pixelado es lo único que se necesita en OlliOlli, además de mucha paciencia.

Tras un breve contacto inicial con el tutorial, cogemos el stick izquierdo para realizar todo tipo de acrobacias (hasta 120) y lo pulsaremos hacia abajo para grindear por las vallas. Fácil, ¿no? Ni mucho menos, pues acostumbrarse al control nos costará más de una caída, amén de los obstáculos y trampas que se van sucediendo a lo largo de cada nivel. Pero tranquilidad, el juego puntuará nuestra pericia con el mando al final de cada etapa.

En OlliOlli no basta con pasarse la fase en cuestión: cada nivel cuenta con cinco objetivos opcionales que recompensarán a los más habilidosos, algo que agradezco enormemente. Este factor agrega un pequeño componente de rejugabilidad al título, ya que por otro lado podemos compartir y comparar nuestras puntuaciones contra amigos y gente de todo el mundo, gracias a unos detallados ránkings online.

El modo principal está dividido en 5 escenarios, con 5 fases básicas y otras 5 avanzadas, lo que da lugar a 50 niveles en total, algo que personalmente considero bastante escaso. El problema está en que OlliOlli se lanzó el verano pasado y Roll7 no ha trabajado en nuevos contenidos. Tampoco hay más modalidades, por lo que nos tenemos que conformar con una más, el reto del Grind Diario. Una lástima la ausencia de multijugador.

Píxeles para todos (y en 3DS más)

Técnicamente, OlliOlli es bastante resultón gracias a sus coloridos escenarios y sus sprites en 2D. Por el tipo de juego que es, de hecho, no pido nada más, pero sí estoy bastante descontento sobre todo en su conversión a Nintendo 3DS.

En la portátil de Nintendo, el título mantiene muy poca definición en la pantalla, por lo que todo se ve especialmente borroso. Para redondear el término de `cutre port´, ni siquiera cuenta con algún tipo de efecto 3D. Pese a esto, OlliOlli en Nintendo 3DS es perfectamente jugable, aunque la experiencia queda bastante mermada.

Si no fuera por el cross-buy, os diría rápidamente que os decantaseis por la versión de Wii U. En la sobremesa no se adolecen estos problemas, ya que se mueve en perfecta alta definición. El GamePad queda relegado al uso del Off TV-Play, y pese a estar bien, echo en falta alguna característica exclusiva más. Respecto al apartado sonoro, OlliOlli posee una banda sonora que mezcla géneros muy variados, ideales como música de fondo y que incluso podemos ir saltando de pista desde el menú.

¡Es hora de grindear!

No será muy largo, ni tampoco tiene una gran cantidad de modos de juego y la adaptación a Wii U y 3DS podría haber sido mejor, pero OlliOlli cumple en lo más importante: diversión. Si bien cuesta acostumbrarse a su peculiar control, una vez te haces a él no puedes parar de jugar. OlliOlli engancha, y lo hace con una agradable curva de dificultad, un frenetismo adictivo y una serie de retos y logros que terminarán por absorberte.

Sin grandes aspiraciones, OlliOlli es de esos juegos que con poco, consiguen mucho. Si pagas los 9.99€ que cuestan ambas versiones gracias al cross-buy, te encontrarás con un juego que te dará horas de diversión y que pondrá a prueba tu habilidad como jugador. ¿Nos veremos en Olliwood la próxima vez?