Portada » Análisis » Ninja Reflex

Ninja Reflex

Coge tu wiimote y prepárate para alcanzar el cinturón negro (sin despeinarte).

Ninja Reflex - Análisis

Cuando uno se encuentra ante un juego como Ninja Reflex ha de tener dos cosas en cuenta a la hora de analizarlo: lo que pretende ofrecer y si cumple con éxito su propósito. Unas pautas, que si bien es cierto, son las normas básicas a la hora de destripar un producto y dar una visión objetiva al –posible- futuro comprador, pero que en este caso, toman un mayor énfasis.


Lo nuevo de EA para la sobremesa de Nintendo, englobado dentro del género de los minijuegos, no es un juego de aventuras donde el argumento pueda sorprender o un FPS donde los gráficos foto realistas nos arranquen una expresión de asombro, sino que obviando una serie de aspectos que serían determinantes en otros tipos de géneros, debe centrarse en su temática y sobresalir. Jugar sus cartas con inteligencia y habilidad para mostrar un producto que sin un acabado visual exquisito o una banda sonora de película, se atreva a arriesgar y a entretener a amigos, familiares o a uno mismo. Una apuesta que veremos si ha sido llevada a buen puerto.

Ninja Reflex es un simulador de cómo llegar a ser ninja. Aconsejado y entrenado por nuestro sensei –maestro-, iremos superando una serie de pruebas para posteriormente examinarnos e ir obteniendo cinturones de mayor rango. Lo primero será elegir un apodo compuesto con el que presentarnos. Dentro de una lista de nombres predefinidos seleccionaremos aquellos que mas nos gusten, dando como resultado nombres tan pintorescos como “Estrella de frío” o “Grulla de amabilidad”. Lo siguiente será indicar si somos diestros o zurdos y estaremos listos para ingresar en la academia.

En el menú principal podremos elegir entre superar las seis pruebas disponibles, echar un vistazo a nuestro diario o inclinarnos por la meditación –bastante curioso-. Exceptuando las dos últimas, que son añadidos sin importancia y que más tarde comentaremos brevemente, nos centraremos en lo importante del juego, los retos. Formados por seis minijuegos cada uno –al comienzo hay una prueba por cada desafío-, se irán desbloqueando a medida que superemos los exámenes. Unos exámenes a los que podremos presentarnos cuando consigamos completar al menos cinco pruebas incluidos todos sus minijuegos – dándonos la posibilidad de dejar una sin superar – y en los que tendremos que completar tres partes basadas en las pruebas realizadas con anterioridad. Si abandonamos o suspendemos, tres de los retos ya finalizados desaparecerán y tendremos que volver a hacerlos. Si por otra parte salimos victoriosos – el sensei hará la media de las tres -, recibiremos un cinturón – hay un total de nueve -, nombres ninja y un minijuego nuevo por cada reto.

Uno de los aspectos más decepcionantes y a la vez más relevantes es la escasa cantidad de pruebas. Un número que podría haberse aumentado y así, alargado la duración de un título que tras pocas horas de juego termina por hacerse repetitivo –quedando como única solución el modo multijugador-. Ni el aumento de dificultad ni la aparición de nuevos minijuegos –que únicamente añaden pequeñas modificaciones- ayuda a que estemos mucho tiempo delante de nuestra consola. A continuación, vamos a comentar y analizar todas ellas, centrándonos en el uso del control y su exitosa o no adaptación:

  • Shuriken: apuntamos a la pantalla con el wiimote y esperamos a que los objetivos –ninjas de madera- estén a la vista. Pulsamos el botón “B” para fijar objetivo – “A” para anularlo – y simulamos el lanzamiento para lanzar el shuriken. Sencillo y eficaz al mismo tiempo, incluso divertido si juegas con amigos. El apuntado automático lo simplifica de tal manera que lo hace accesible a jugadores de cualquier edad.
  • Hashi: movemos los palillos apuntando a la pantalla con el mando y mantenemos pulsados al mismo tiempo “A” y “B” para cazar las moscas. Según el objetivo, las llevaremos hasta el cuenco giratorio del color que se nos indique. En un inicio resulta entretenido pero al final cazar tanta mosca resulta pesado y aburrido. Como siempre, el multijugador puede ayudar.
  • Koi:  movemos nuestra mano apuntando a la pantalla con el mando y seguimos a un koi (pez) manteniéndonos directamente sobre él (cualquier movimiento brusco lo asustará). Esperaremos a que el koi suba hasta la superficie y en el momento que lo haga pulsamos “A” y “B” a la vez para atraparlo. Hay tres tipos distintos de peces con tamaños variables –grande, mediano y pequeño- donde varía la velocidad con la que se desplazan. Perfecto para poner a prueba nuestra habilidad.