Portada » Análisis » Need for Speed: The Run

Need For Speed: The Run

Carreras online, una historia llena de sobresaltos y giros argumentales y un potente efecto 3D. ¡Acelera que esto empieza ya!

Need for Speed: The Run - AnŠlisis

Seguro que siempre has soñado con conducir un deportivo, sentir la sensación de ir a 250 Km/h por una autopista y la adrenalina de tener a la policía detrás de ti intentando embestirte para sacarte del asfalto. Como un vehículo de alta gama tiene un precio desorbitado y ser el más buscado entre la autoridad no es una buena opción, que mejor manera que simular todo esto con Need for Speed: The Run para Nintendo 3DS, un arcade de velocidad que cuenta con un gran repertorio de coches, desafíos, historia y lo más importante: online.

Gran Online, pero escaso de jugadores

En apenas nueve meses, Nintendo 3DS se ha labrado un extenso catálogo en lo que se refiere a juegos de conducción, con grandes series como Ridge Racer, Asphalt o Driver Renegade. Pese a la mediocridad de muchos ellos, Need for Speed: The Run es, junto a F1 2011, uno de los títulos más destacados del género en la portátil 3D. Gran parte del éxito se debe a su fuerte componente online y a la inclusión de Autolog.

Electronic Arts ha apostado fuertemente por el juego en línea, clasificaciones mundiales e intercambio de datos vía StreetPass. Autolog es un sistema que lleva el control de nuestro progreso y registra nuestras puntuaciones obtenidas en el resto de modalidades, las cuales podemos comparar con los récords de nuestros amigos en plena carrera mirando la pantalla táctil.

Análisis Need for Speed: The Run

Además, Need for Speed: The Run cuenta con un sistema de logros que se desbloquean superando los retos que vaya planteando el juego, tales como haber utilizado el óxido de nitroso durante 600 segundos o haber derribado un número determinado de coches de policía. Según vamos progresando en The Run y en Desafío, conseguiremos nuevos coches y personalizaciones para utilizarlas en el online.

¿Todo es muy bonito verdad? El mayor problema de todo esto, a pesar de su excelente planteamiento, es la escasez de jugadores en línea, lo que dificultan mucho encontrar una partida y aprovechar el verdadero potencial de este cartucho. Pero una vez que encuentras con quien correr, la fluidez de las partidas es espectacular, tal cual como si estuvieras jugando offline.