Portada » Análisis » Need for Speed: Nitro

Need for Speed Nitro

"Graffiteando" a toda pastilla.

Need for Speed: Nitro - Análisis



Una parte clave del gameplay son los derrapes (y turboderrapes). Con ellos mantendremos la velocidad en las curvas más cerradas. Sin embargo, y aunque va a juego con la estética irreal, las animaciones se antojan un tanto forzadas y mecánicas. El efecto resulta divertido, pero habrá mucha gente a la que le chirríe demasiado. Además, si usamos un turbo al mismo tiempo que derrapamos, la cámara descenderá para incrementar el efecto de velocidad, y si a eso le unimos que nuestro enorme coche está en pleno derrape perderemos mucha visibilidad durante unos segundos preciosos.

Hasta ahora os he hablado de todas las bondades de NfS: Nitro, que no son pocas. ¿Qué es lo que lo aleja de ser un juego verdaderamente sobresaliente? Bien, como os habréis podido hacer a la idea, en cuanto a opciones de juego anda bastante justito. Ni rastro de modos online, y eso que Electronic Arts podría haber recurrido a su fantástica plataforma EA Nation que tan buenos resultados está dando en otros juegos de Wii. Además, el modo Historia carece de una verdadera "historia" y no tendremos un mapa abierto para explorar como en otras entregas de la serie. Todas las pruebas las superaremos en apenas tres días de juego, y a partir de ahí tocará repetirlas contra coches más rápidos.


Conclusiones

NfS: Nitro
es uno de los títulos de carreras más divertidos y frenéticos del catálogo de Wii. He disfrutado cada una de las vueltas que he realizado, algo que no se puede decir de la inmensa mayoría de juegos de carreras de la consola.

Desgraciadamente, peca de ser muy poco profundo, de no explotar lo suficiente sus virtudes y de no ofrecer al jugador ni un mísero ránking online con el que compararse. Por culpa de estas carencias no podemos ascenderlo al Olimpo de los juegos de Wii, pero parece que EA Montreal ha dado con la tecla para los siguientes Need for Speed para la consola. Seguid así y nos daréis muchas alegrías en el futuro.