Portada » Análisis » NBA Live 08

NBA Live 08

Tras cumplir con Madden y FIFA, EA Sports nos trae por primera vez a Wii su apuesta baloncestística anual, aunque con un resultado que deja bastante que desear.

NBA Live 08 - Análisis

Sin duda la edición de Wii ha dado un enorme paso hacia el juego arcade, facilitando mucho las cosas incluso en altos niveles de dificultad. Colar un triple uno tras otro no será una tarea nada complicada, y hasta los jugadores con tiro más flojo podrán destacar tirando dentro del área (incluso Shaquille O'Neill). Para colmo, algunas reglas del basket están desactivadas por defecto (como el paso atrás), aunque podremos activarlas antes de entrar en el partido.

Todo esto conlleva facilitar el acercamiento de los jugadores inexpertos al juego, pero no hará mucha gracia a todos los que esperan un simulador puro y duro como todo NBA Live que se precie.

 Basket de pasada generación

La cámara por defecto, al igual que en FIFA, se situará en todo momento en la espalda del jugador que manejes en cada instante. Así tendremos una visión más cercana de lo que ocurre en pista y (en teoría) una mayor inmersión en la acción. Pero lo cierto es que sirve para que resalten aún más los ineludibles defectos gráficos del juego.

Aún siendo compatible con PAL-60, 16:9 y 480p, tenemos ante nosotros uno de los productos de EA Sports peor presentados en Wii. Mientras que en las ediciones de 360 y PS3 contaremos con modelados ultrarrealistas, público tridimensional y animaciones muy trabajadas y personalizadas, en Wii encontramos un panorama muy distinto y desalentador.

Los modelos de los jugadores son difícilmente reconocibles, sus cuerpos están formados por pocos polígonos, al nivel de un mal juego de PS2, y sus caras son completamente inexpresivas. La textura de su piel brilla como el barniz, lo que les confiere un aspecto más cercano a muñecos de plástico que a auténticos profesionales del basket. En su favor al menos podemos decir que los principales jugadores son bastante parecidos a los auténticos, dentro de lo que cabe. ¿El mejor detalle gráfico? El reflejo de las luces en el suelo del campo.

El público, por méritos propios, merece mención aparte. Las primeras dos filas del mismo están formadas por esquemáticos muñecos en 3D recién traídos de la época de Nintendo 64 (más bien Sega Saturn...), intercalados con sprites bidimensionales como los del resto del graderío. Lo más curioso es que esos mismos sprites, vistos desde atrás, muestran también la parte posterior del espectador, lo que aporta una extraña visión cuando la cámara rodea el estadio.

Las repeticiones en anotaciones destacadas existen, aunque por alguna extraña razón son tan breves que no alcanzaremos a ver nada a menos que recurramos a las repeticiones manuales, que sí están bien implementadas. Con ellas podremos visualizar desde cualquier ángulo los últimos movimientos del partido. Aunque teniendo en cuenta todo lo anterior, tampoco hubiera sido una gran pérdida de no estar presente esta opción.


Música y comentarios

Sin duda el mejor apartado del juego. Tendremos a nuestra disposición una cuidada selección de música hip-hop que nos acompañará durante los menús. Wyclef Jean, Mark Ronson, Aasin... interpretando una lista de temazos que hacen mucho bien a la experiencia general del título.

Sixto Miguel Serrano repite por enésima vez comentando los partidos de NBA Live, aunque en esta ocasión le acompaña Antonio Daimiel, algo que agradecerán mucho los fans del deporte. Los comentarios de ambos periodistas casan muy bien con la acción en la mayoría de las ocasiones sin embargo, debido al frenético ritmo de juego del basket, a veces irán con cierto retraso. No obstante, el balance es muy positivo, y es una suerte que Antoni Daimiel, una de las principales adiciones de la edición 2008, se haya mantenido en la versión Wii. Por desgracia, no podemos decir lo mismo del resto de novedades del juego.