Portada » Análisis » NBA Live 08

NBA Live 08

Tras cumplir con Madden y FIFA, EA Sports nos trae por primera vez a Wii su apuesta baloncestística anual, aunque con un resultado que deja bastante que desear.

NBA Live 08 - Análisis

Análisis NBA Live 08 Wii


Ya en nuestras impresiones, tanto en el E3 como en el más reciente GC alemana, sospechamos que la calidad de la versión Wii de NBA Live 08 podría estar por debajo de la ofrecida por otras sagas deportivas emblemáticas de EA, como Madden o FIFA. Achacamos su escasa (más bien inexistente) profundidad como simulador y su paupérrimo aspecto gráfico al escaso margen de desarrollo de la demo ofrecida, esperando que el producto final mejorara con creces, poniéndose al nivel de las ediciones más "serias" para otras consolas. Estábamos equivocados.

Para empezar, hay que tener en cuenta que NBA Live 08 para Wii es un producto completamente distinto a las ediciones para Playstation 3 y Xbox 360. En ellas se prima el realismo y la simulación, en todos los aspectos, mientras que en Wii se ha optado por un enfoque completamente distinto, destinado al jugador "casual". Es por ello que los aficionados al baloncesto que disfrutaron con las anteriores entregas de la saga no encontrarán alicientes en esta edición tan capada de opciones. Pero vayamos por partes.
 

El balón en tus manos

Como siempre, lo que distingue a los títulos deportivos en Wii es su manejo. En NBA Live 08 encontramos de nuevo los dos modos de control que vimos en FIFA 08: el Juego Familiar y el control avanzado. El primero está destinado a simplificar al máximo el manejo, y utiliza exclusivamente el wiimote. El jugador sólo controla, mediante pulsaciones y movimientos, cuándo entrar a canasta, tirar, taponar, pasar, presionar y cambiar de jugador. En ningún momento podremos dirigir los pasos de nuestros jugadores, que se moverán solos con su propia inteligencia artificial. Queda relegado al control avanzado, con nunchaku, poder elegir estrategias, bloquear y, por supuesto, dirigir a los jugadores. En cualquier momento podremos cambiar entre un modo de control y otro simplemente conectando o desconectando el nunchaku.

EA Sports ha querido acercar los controles de Wii lo máximo posible al auténtico baloncesto. Inclinando el nunchaku a un lado y a otro podremos driblar con el balón y haciendo movimientos con el wiimote podremos encargarnos de los lanzamientos y machaques en ataque y de los tapones y robos en defensa. El lanzamiento está muy bien implementado, siendo muy semejante a un tiro real. Basta inclinar el mando hacia atrás para que el jugador salte y se prepare para encestar, e inclinarlo luego hacia adelante para realizar el lanzamiento. Sin duda es la mejor sensación jugable que ofrece el juego con diferencia, aunque los controles por movimiento pueden fallar en ocasiones. Algunas veces, especialmente en los rebotes, el control no responderá de forma tan fiable como querríamos, haciendo de lo que ocurre en el campo algo caótico y fuera de nuestro control. No es algo desastroso, pero sí empaña un apartado que debía haber brillado por sí mismo, y hace desear que se hubiera incluido un modo de control tradicional. Aunque con ello se habría anulado una de las pocas bazas con las que cuenta este título.

Los tiros libres han estado bien resueltos. En pantalla aparece un indicador de fuerza, con una banda verde entre dos rojas. Si mueves el mando demasiado fuerte o muy débilmente te irás a la parte roja, donde el tiro será fallido casi seguro. Por el contrario, en la parte verde el balón entrará con suavidad.