Portada » Análisis » MySims SkyHeroes

MySims SkyHeroes

Frenéticas batallas de altos vuelos en un título simpático, sencillo, trepidante y, sobre todo, divertido.

MySims SkyHeroes - Análisis

Tres son los tipos de misiones en las que nos veremos en el juego, y en las cuáles tendremos que quedar entre los tres primeros lugares si queremos acceder a la siguiente, además de desbloquear contenidos descargables. En primer lugar están los combates, que tienen lugar entre dos equipos y donde el número de componentes de los mismos suele ser variable: en ocasiones seremos nosotros solos contra un escuadrón y otras veces tendremos compañeros en la misión que nos ayudarán, pudiendo ser igual o inferior en número nuestro equipo al del contrario. Los mapas estarán llenos de mejoras y objetos que podremos usar para abatir a nuestros enemigos, desde una doble ametralladora, o un rayo laser, hasta un ataque desde el cielo con satélites que harán llover rayos de energía allí donde en ese momento se encuentren nuestros enemigos. En este tipo de misiones es especialmente reseñable lo frenético que resulta todo, teniendo en ocasiones hasta ocho aviones en la misma pantalla dando vueltas por todas partes, explotando, lanzando misiles y rayos, esquivándose y persiguiéndose entre cuevas, edificios y montañas. Las batallas en MySims SkyHeroes, dentro de lo sencillo de su jugabilidad, son absolutamente espectaculares y sobre todo muy divertidas, gracias a un diseño de niveles soberbio y a una IA enemiga que da la talla a la hora de esquivar nuestros ataques y ponernos en jaque.

Otro tipo de misiones que nos encontraremos serán las carreras. Estas consistirán en ir pasando por diferentes puntos del escenario mientras al más puro estilo Mario Kart intentamos abatir al resto de nuestros adversarios. Al principio nos enfrentaremos a aviones tan básicos como el nuestro, lo que hará que las carreras parezcan un poco descafeinadas. Pero a medida que avanza el juego, estas competiciones empiezan a hacerse cada vez más difíciles, más frenéticas, con enemigos mucho más agresivos, lo que desencadenará momentos realmente épicos en los que una carrera se gana en el último segundo, con los daños del avión por las nubes, y las balas de la ametralladora de un adversario silbándonos detrás de la oreja. Además, habrán carreras en las cuales no nos dejen utilizar objetos, y es en estas donde la habilidad que tengamos pilotando más que luchando marcarán la diferencia.

Por último están las misiones de destruir un objetivo concreto, que se podrían considerar como los enemigos finales del modo campaña, y que suponen un punto de inflexión dentro de la trama que nos permitirá acceder a nuevas localizaciones, a nuevos adversarios o personajes y a mejores aviones. Estas misiones son bastante parecidas a las batallas aéreas normales, solo que habrá una estructura o un superarma a la que tendremos que achicharrar a base de misiles mientras que los pilotos del equipo contrario nos hacen la vida imposible para que tal cosa no suceda. No suelen ser demasiado difíciles, pero son entretenidas y sientan muy bien dentro de un sistema de misiones que es básicamente carrera – batalla – carrera.