Portada » Análisis » My Pokémon Ranch

Pokemon Farm

Pikachu también se merece unas vacaciones en el campo.

My Pokémon Ranch - Análisis

El juego diario es uno de los requisitos. Cada día, Eulalia sumará a la lista nuevas incorporaciones, como se comentó  anteriormente. Éstos pokémon, sin contar un par de suculentas excepciones, no podrán ser traspasados a nuestra NDS. Las ampliaciones constantes del rancho también se darán a la jornada siguiente, las cuales se realizarán tras haber llegado a un número determinado de pokémon acogidos. Ésa es la teoría, porque a la práctica, para bien o para mal, My Pokémon Ranch no es capaz de detectar un cambio de horario de la consola, por lo que en una sóla tarde podríamos conseguir el trabajo que tardaríamos en semanas, sin ningún tipo de penalización ni consecuencia por nuestro acto.

Ciertamente, la idea del rancho es una simple excusa para sacar a la venta un almacén de pokémon y justificar su precio. Un simple escaparate. En la base, se podría considerar un Pokémon Box 2. Pero incluso en su función más básica no da la talla: no existe clasificación alguna de nuestros monstruos. Ni por tipo, nivel o cualquier otro parámetro. Tan sólo cabe la  posibilidad de distinguir a nuestros favoritos del resto de criaturas, una opción sin duda exigua. El único remedio a la hora de buscar un pokémon es la larga lista alfabética, donde también se mezclan Mii y objetos.

Una opción interesante que ofrece el título es la "Wanted Pokémon". Se nos propone la búsqueda y captura de aquellos pokémon que aún no disponemos en nuestra pokédex de Diamante y Perla, ofreciendo información de dónde capturarlo. Según vayas atrapándolos, se propondrán nuevos objetivos. Un añadido que motiva a la difícil compleción de nuestra dex, aunque no recibiremos recompensa alguna. Nos bastaremos con la satisfacción del trabajo bien hecho.

Por último, destacar la función online, esta vez mediante el código propio de la consola. Podremos visitar los ranchos de nuestros amigos, aunque no en tiempo real y en el momento aleatorio que nuestra consola decida, sin la capacidad de viajar cuándo y a cuál deseamos. Añadir que hubiese sido de agradecer la posibilidad de intercambio de pokémon entre amigos o una posible conexión con la GTS de Pokémon.

Resumiendo, acabado gráfico mediocre, acciones y opciones muy limitadas y una gran capacidad de almacenamiento. ¿Es ésto lo máximo que un título como éste puede ofrecer en WiiWare? Sólo recomendado a quienes quieran dar vida más allá de su NDS a sus criaturas, y a aquéllos cuyas cajas en el PC de Tecla se hallan abarrotadas.