Portada » Análisis » Mortal Kombat: Armageddon

Mortal Kombat: Armageddon

Así se nos presenta la última entrega de Mortal Kombat. Una suculenta secuencia de vídeo nos introduce la nueva situación en el universo de esta veterana saga. En ella veremos como los kombatientes abandonan la gran batalla para, en su lugar, comenzar la lucha por escalar la gran pirámide en cuya cima se encuentra un poder incalculable.

Mortal Kombat: Armageddon - Análisis

Una vez obviamos el tema del control con el mando de Wii, el juego es realmente completo. Nos encontramos con la nada despreciable cantidad de 63 personajes diferentes a elegir (4 de ellos deberán ser desbloqueados). Además, disfrutaremos de un modo de edición sencillamente espectacular, podremos crear casi cualquier personaje que se nos ocurra ya que el editor es realmente completo. Desde el género del luchador y su pelo o vestimenta hasta sus rasgos faciales y accesorios, que podrá llevar consigo. Eso sin contar los otros aspectos de edición en lo que al estilo de lucha del personaje se refiere (posición inicial, movimientos especiales,…). La gran mayoría de estas opciones deberán ser desbloqueadas en el modo historia, cosa que alargará la vida del juego sobremanera.

Por otra parte, no podría faltar una gran variedad de fatalities, combos espectaculares realizados al final del combate cuando ya hemos dejado KO a nuestro rival, que serán ejecutados con movimientos del mando de Wii o combinaciones de botones, según el caso, y que darán como resultado partir el cuello a nuestro contrincante de una patada, o arrancarle un brazo, por ejemplo. La nota negativa la aporta el reconocimiento de los movimientos con el mando de Wii, que, repetimos, es decepcionante en este juego, y que hará que movamos como posesos el controlador para quedarnos en una simple patada o puñetazo.

Como acabamos de comentar, cabe destacar el modo historia de este Mortal Kombat. El modo en sí es lo que se puede esperar de un juego de estas características, es lineal y el argumento no es nada del otro mundo, pero es sumamente entretenido, al mezclar peleas en tercera persona con las ya clásicas uno contra uno con los  personajes principales de la historia.
Las peleas en tercera persona, en las que nos enfrentaremos a un gran número de adversarios a la vez, irán evolucionando a medida que aprendemos nuevos ataques especiales, que derribarán a varios enemigos de golpe y que harán que ver brazos y piernas sueltas por el suelo sea bastante habitual.
Durante el modo historia nos encontraremos objetos, cofres o bolsas de monedas que canjearemos por accesorios, escenarios, trajes, vídeos, etc. La cantidad de elementos desbloqueables es realmente asombrosa.

Por último, nos encontramos con una nueva modalidad llamada Kombate Motorizado que ofrece un bastante completo modo de carreras de karts al más puro estilo Mario Kart (salvando las diferencias, por supuesto). Estos podrán controlarse con el mando de Wii en posición horizontal como venimos haciendo en Wii con los juegos de conducción. Además, tendremos la posibilidad de conducir el kart con Wiimote+Nunchaku, mando clásico y mando de GameCube, teniendo así un completo modo multijugador a 4 jugadores, que sumado a los ya conocidos combates 1v1, hacen que este juego no este falto de diversión con múltiples jugadores.

Por otra parte, el título presenta un acabado visual que cumple su cometido, no destaca pero tampoco hará que nuestros ojos lloren sangre. El modelado de los personajes es bueno y nos encontraremos con escenarios en parte destructibles y que jugarán un importante papel en algunas peleas, aunque gráficamente son bastante mediocres.
Además, el apartado sonoro es bastante bueno y el acabado técnico global del juego es aceptable. Sí, estamos ante otro “port”, pero el aspecto gráfico no enturbia ni mucho menos la jugabilidad ni las virtudes del mismo.

En definitiva, nos encontramos con un título de lucha de notable calidad, con numerosos modos de juego y desbloqueables que alargarán en gran medida la vida de este. Pero la pésima implementación del control con el Wiimote y la ausencia de modo online hacen que este juego se quede en “otro del montón”. Altamente recomendado si eres seguidor de la saga o te gustan los juegos de lucha, en cuyo caso súmale un punto a la nota.

Por: Luis Santos