Portada » Análisis » Mighty Milky Way

Mighty Milky Way

Saltos interplanetarios en mitad del espacio. Y no, no es Super Mario Galaxy.

Mighty Milky Way - Análisis

Y de qué manera. De los 41 niveles que componen el juego, al menos la última docena de ellos te harán exclamar un grito de satisfacción al ser superados. Si tienes la maña – y la suerte – de superarlos, claro. Milky Way es una de esas experiencias que ya sólo los más veteranos recordarán, cuando se ponían a los mandos de títulos como Mega Man o Ghosts 'n Goblins; esas experiencias que te podían hacer pasar toda una tarde de frustración, hasta el punto de querer tirar el pad por la ventana, al no poder pasar de la penúltima fase, pero que te hacían volver a engancharte al día siguiente con más ganas si cabía.

Y si aún no has tenido suficiente, una vez acabado el modo principal, desbloquearás el “Time Bomb Mode”, en el que deberás completar todos los niveles de nuevo con un tiempo límite de permanencia en cada planeta. ¿Un buen añadido para alargar la vida del juego? Y tanto, ya que jamás conseguirás completarlo... – y si lo consigues, en serio, ponte en contacto con alguien. Con WayFoward, con Obama, o con el Papa –.

Análisis Mighty Milky Way

Píxeles como puños... o como planetas

En lo audiovisual, Milky Way es un ejemplo más del buen hacer del estudio en esto de las 2D, y un ejemplo vivo de que el arte del sprite aún tiene mucho que decir. Con el estilo artístico propio de la serie Mighty – que recuerda a las mejores series animadas de los sábados por la mañana –, un apartado sonoro que ambienta y acompaña, y todo el carisma que el estudio norteamericano sabe plasmar en sus personajes y escenarios, el resultado es un título llamativo y totalmente cautivador, que ayuda a dar coherencia al conjunto, y presenta de la mejor manera posible un diseño de juego excepcional. ¡Ah!, y gran némesis de esta aventura es un T-Rex. Con pinzas metálicas en lugar de garras. Y lanza rayos láser por los ojos. Genial.

Quizá el único aspecto negativo al respecto es el tamaño de los elementos en pantalla. A pesar de que siempre tenemos a la vista un mapa con la estructura completa de cada fase, en ocasiones se echa en falta más perspectiva en pantalla a la hora de realizar los saltos más arriesgados. El poder usar la pantalla panorámica superior de 3DS, de haber sido un título para ésta, hubiera sido idóneo – amén de una mayor capacidad para alejar la cámara –, y además se hubiera podido añadir un efecto 3D estereoscópico que hubiera puesto la guinda a un cuadro ya de por sí exquisito. Sobre todo si tenemos en cuenta que cuando este título vio la luz en DSiWare, ya hacía unos meses que 3DS estaba en las tiendas.

Análisis Mighty Milky Way

Conclusión

Mighty Milky Way es una de esas joyas que debería ocupar una casilla en el menú de cada Nintendo DSi o Nintendo 3DS. Un auténtico éxito para los ratos ociosos de metro o autobús, un compañero inestimable para los viajes pesados, un auténtico oasis temporal para los ratos de WC, y, en definitiva, uno de esos títulos que dan sentido a una portátil, y sobre todo a lo que debería ofrecer una plataforma de distribución digital: títulos directos, diversión inmediata, pero sin dejar de lado el reto en el juego, ni el refinamiento en el apartado visual.

A pesar de que, dependiendo de tu habilidad, puedes tardar semanas en completar los 41 niveles, puede echarse en falta más modos de juego, o un editor de mapas. Quizá esos son los elementos que impiden alcanzar la perfección a un producto que ya es igualmente sensacional; lo que es seguro, sin lugar a dudas, es que Milky Way sigue siendo uno de esos títulos que todo aquel que disfrute con el ocio electrónico debería probar.

¿Y tú? ¿Qué opnias de Mighty Milky Way?