Portada » Análisis » Metroid Prime

Metroid Prime

Retroanalizamos Metroid Prime, el primer juego de Retro Studios y que revolucionó para siempre a la franquicia Metroid.

Metroid Prime - Análisis

Metroid Prime llegó en una época en la que la saga llevaba tiempo sin aparecer, antiguos trabajadores de Acclaim impicados en la saga Turok pasaron a ser Retro Studios, una compañía nacida de una alianza con Nintendo para realizar juegos para un target más adulto al de la propia N. El trabajo del estudio pasó a centrarse en cuatro proyectos, aunque el desarrollo era un tanto caótico al estar divididos en grupos, y no cumplía con los mínimos deseados. Sin embargo, en una de las visitas al estudio, Miyamoto se dio cuenta de que aunque no le gustasen los juegos que estaban en proceso de creación, la idea y motor creados para un shooter en primera persona que tenían sentaría bien a la saga Metroid, y finalmente Nintendo se la cedió.

Así comenzó el proyecto mágico que sorprendió a todo el mundo. Acostumbrados a aventuras de avance lateral que crearon un género (Metroidvania), el cambio era algo que a la gente podía echarle para atrás por miedo, pero sin embargo en cuanto se vieron los primeros videos e imágenes todo iba pintando mejor. Metroid Prime es una aventura clásica pero en primera persona, obviamente con la acción como uno de sus pilares, pero sin renunciar a los power-ups, puertas y exploración. La buena acogida del juego fue tanta que, además de traer secuelas en el futuro, se colocó en la cronología oficial entre Metroid y Metroid II, siendo poco después el primero renombrado como “Zero Mission” para indicar este dato.

La historia en sí es simple en concepto, siguiendo la línea de la saga donde Samus explora un planeta sola y por diversas circunstancias tiene que volver a ganar sus habilidades. El deber de la caza-recompensas es evitar la explotación que los piratas están haciendo de Phazon en Tallon IV, un planeta en el que habitaban Chozos hace años. Con la inclusión de pequeñas cinemáticas nos introducimos más en el juego, aunque lo que realmente expande la historia y le da un volumen mucho mayor que el de otras entregas es el sistema de escaneado que Samus posee, ya que aplicado a enemigos y a elementos del escenario nos brinda una completa enciclopedia y trasfondo para conocer todo lo que ha pasado y está pasando. Al ser una tarea opcional si visionado (o incluso realizar el escaneo), aquellos jugadores que quieran ir más a saco y jugar simplemente pueden hacerlo sin tener que parar ni un momento, y aquellos que quieran empaparse del universo Metroid pueden hacerlo cuando les plazca siempre que estén atentos a obtener los datos.

Metroid Prime

Además, todo el tema de los escaneos lleva a otro nivel los coleccionables. Metroid siempre ha sido una saga donde puedes ir a por el 100% de objetos (misiles, bombas, etc.) explorando de nuevo zonas que antes eran inaccesibles, y este sistema de datos añade más cosas que deben coleccionarse. La aventura en sí también nos lleva a tener que conseguir doce llaves para poder acceder al lugar del impacto del meteorito Phazon, motivo por el que tendremos que recorrer los diversos paisajes del planeta. Aquí vemos de nuevo un gran trabajo, con zonas heladas, otras de magma, otras más industriales… y sobre todo, un aire a civilización extraterrestre y con una música que encaja completamente en este universo y en cada zona.

Ante esta diversidad de escenarios, y de enemigos, nuestra heroína cuenta con un repertorio en su arsenal basado en cuatro tipos de rayo que tienen sus ventajas en función de la situación y rivales, así como diferentes visores para explorar los escenarios de maneras inesperadas. Además de esos rayos, disponemos de los clásicos misiles y de una combinación especial de éstos con cada tipo de disparo. Tenemos a nuestra disposición también un sistema de fijado para tener movernos respecto a nuestro objetivo.

Pero no todo es disparar y explorar. Metroid Prime también hace que Samus luzca habilidades típicas suyas, como el traje gravitacional para ir por el agua, sus saltos y, como no, su clásica morfosfera, la que mientras usamos nos convierte la visión en tercera persona para tener una mejor perspectiva. Un repertorio de objetos bastante completo y perfectamente adaptado a este universo 3D. Disponemos de combates contra jefes, las habituales estaciones de guardado y de mapa y, en definitiva, una manera brillante de convertir una saga 2D en una aventura en primera persona.

Metroid Prime

Como extra, dado que salió en fechas cercanas a Metroid Fusion, teníamos la opción de usar el cable de conexión con GBA para desbloquear un nuevo traje y el juego original de NES. En definitiva, no sólo se creó una sub-saga sobresaliente para una gran franquicia y un buen enemigo final para ella, sino que se rompió la convención de lo que se podría esperar de un juego en primera persona. En pocas palabras: una obra maestra que fue capaz de convertir a un estudio desconocido en uno de los más relevantes para Nintendo.